Las plantas cloacales, bajo la lupa de la AIC

La Autoridad de Cuencas sale a controlar para disminuir la contaminación del Limay.

NEUQUÉN
La Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) puso la mira en las plantas de tratamiento de efluentes cloacales de Neuquén y Río Negro, con el objetivo de iniciar un trabajo de control tendiente a disminuir el impacto que genera el vertido de líquidos a los ríos.

Control Nueve laboratorios son los que analizan las muestras de agua que toma la AIC.

El organismo hace una fiscalización permanente del estado de las aguas para habilitar los balnearios, los cuales, según explicó el presidente de la AIC, Elías Sapag, hace 10 años eran 99% aptos y hoy lo son en un 90%. "Estamos bien, pero vamos mal", advirtió.

"Hay varios efectos nocivos, además de el vertido cloacal, como la basura que tira la gente en los ríos, que pueden ser gomas, heladeras, cocinas y los mismos residuos domiciliarios. Lo mismo pasa con la lluvia que arrastra lo que queda de suciedad en las ciudades y lo lleva a los ríos. Son materiales orgánicos que también afectan el medioambiente", indicó.

Cero
En cuanto a los efluentes, Sapag señaló que el objetivo es "vuelco cero" de aguas servidas. Informó que la AIC ya se reunió con autoridades de las dos provincias: se acordó que tanto el organismo como los gobiernos harán su aporte económico en un trabajo que, por un lado, apuntará a las plantas de tratamiento, y, por el otro, a la educación de la gente. Además, dijo que esta tarea ya se inició sobre el río Neuquén y que continuará con el Limay.

Punto crítico
"Lo más crítico es la Isla Jordán. Hay que trabajar intensamente y con este programa: en Neuquén con la planta Tronador, que hay que ampliarla a tres módulos más, y la planta de Cipolletti también hay que mejorarla y ampliarla. Los diputados, por su parte, tienen una función central, no sólo en el presupuesto sino también en las leyes", sostuvo. Gran parte de los efluentes que se vierten en el Limay terminan contaminando las aguas del río Negro.

A la vez, el representante de la provincia de Neuquén ante la Autoridad de Cuencas precisó que también se está haciendo un plan que se llama "agua buena", que consiste en educar en las escuelas y a la sociedad en su conjunto. "Hay que concientizar, lo mismo con las empresas y el uso responsable que deben tener. Debemos que trabajar desde lo individual y en lo estatal", resaltó.

NO ES GRAVE
Composición de la contaminación

De los análisis que se realizaron de parte de la AIC durante diciembre en puntos críticos como la Isla Jordán y la zona del Parque Industrial, sólo se encontró Escherichia coli en distintos niveles, lo que haría de fácil resolución el problema si se concretaran las obras de saneamiento que se necesitan. No se registraron metales pesados como tampoco agroquímicos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído