Los bolicheros llevaron su preocupación al Municipio

Se reunieron con funcionarios. Hablaron del cambio de horario y de cuestiones de seguridad.

Neuquén
Para el subsecretario de Fiscalización Externa de la Municipalidad, Gustavo Orlando, el cambio de horario de cierre de boliches bailables a priori no les representaría ningún perjuicio económico.

Lo aseguró tras la reunión programada no sólo con propietarios de boliches sino también con los de los teatros, dado que se abordó el tema de la seguridad privada, aunque el funcionario lamentó que no hayan asistido representantes de la Policía de la Provincia.

"Nos hicieron saber su malestar (por el cambio de horario), pero nadie puede hablar de perjudicar económicamente cuando todavía no sucedió", alegó Orlando.

Asimismo, dijo que "la noche es larga". "Seguramente, lo que se haga va a tener un beneficio principal en lo que es la seguridad de los chicos y estoy seguro de que los boliches van a trabajar como lo han hecho siempre", agregó.


Uno de los requisitos para inscribir a los patovicas en el registro de la Policía es que cuenten con secundario completo. Más de la mitad de mis 30 empleados no lo tienen. Sebastián Masip Propietario de Tiket y Las Palmas

Orlando señaló que entiende que "es un tema que los tiene preocupados", pero que la orden del intendente es que están en una mesa de diálogo regional, "a partir de la convocatoria del gobernador (Omar Gutiérrez) a todos los municipios". No obstante, aseguró que en los próximos días habrá definiciones sobre esta nueva disposición.

"El tema de horarios está por definirse. La gente va a ir a lugares no habilitados; van a salir a las 5 de la mañana sin contar con transporte y tendrán que esperar a las 6:30, con lo cual no tiene sentido", sostuvo Sebastián Masip, dueño de Tiket y Las Palmas.

Para el dueño de Pirkas, Carlos Fida, el encuentro fue positivo, pero aún quedan temas por resolver y bregó porque se "busque la mejor solución" para ese sector comercial.

Algunos propietarios coincidieron en que el problema son las fiestas privadas a las que no les exigen los mismos requisitos de seguridad que a ellos y que en verano sobre todo "vaciaron los boliches".

Asistieron dueños de locales tan variados como Tiket, El Colonial, La Casona, Pirkas, Las Palmas, El Mega, Cantina y Años 60, entre otros.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído