Los cuatro perfiles de compradores de flores en San Valentín

Las ventas anduvieron flojas pero aún quedan algunos neuquinos románticos que buscan hacer de este miércoles un día especial.

Como cada año, el 14 de febrero se celebra el Día de los Enamorados y los vendedores de flores buscan, sin demasiado éxito, hacerse de unos pesos extras.

“Hace dos años las ventas para el día de los enamorados vienen bajando mucho, yo vendo barato para que venga más gente pero hay mucha competencia. En el día de la madre se vende más porque hay mucha gente que va al cementerio”, indicó Franco, un taxista de 24 años que espera sentado en su reposera la visita de algún cliente en la esquina de Belgrano y Cordón Colón.

Te puede interesar...

Franco vende flores en días especiales con la esperanza de juntar algún peso extra para visitar a su padre en su Mendoza natal.

Maribel tiene 28 años, es boliviana pero hace 13 que vive en Argentina y hace 6 que vende flores en fechas especiales en la esquina de Cordón Colón y Antártida Argentina.

Generalmente trabaja de vendedora pero en fechas especiales se pide el día y se hace una changa para juntar dinero y visitar Bolivia en carnaval, que aclara que allá funciona todo el mes y es mucho más festivo que en Argentina.

“Este año arrancamos mal con las ventas, antes se veía un poco más de gente. Pero bueno, también eran un poco más económicas las flores, había gente que se llevaba un clavel al menos”, comentó y agregó que los arreglos van desde los 60 a los 120 pesos y las rosas cuestan 100 pesos por unidad.

Embed

Dentro de los escasos compradores, se pueden diferenciar cuatro perfiles de los románticos neuquinos.

El romántico empedernido: aquí hallamos a todos aquellos que año tras año sorprenden a sus enamoradas con flores y bombones. Joan, de 26 años, es un ejemplo que encaja perfecto en este perfil del romántico tradicional. “Ya llevamos cuatro años y siempre le compro flores para sorprenderla en fechas especiales. Ella ahora se encuentra en una reunión así que la voy a sorprender delante de todos”, contó Joan entusiasmado con sus flores en la mano.

La que rompe los esquemas: dentro de este perfil encontramos a todas las mujeres que abogan por la igualdad de género y lo llevan a la práctica cotidiana. Alejandra, de 29 años, quiso calzarse la camiseta del día de los enamorados y comprar ella el regalo para su enamorado. “Yo le compro las flores a mi novio en lugar de que mi novio me las compre a mí. Quiero dejar de ser tradicional en el día de los enamorados”, comentó.

El que compra flores para la amante: en este perfil encajan todos aquellos que justo este miércoles con la excusa de compromisos laborales, salen de trampa y le llevan un presente a aquél o aquella que se roba sus suspiros. Mario, de 54 años, bajó de su camioneta sonriendo para comprar un ramo de flores “para sorprender a una amiga”.

El que pone la excusa del día comercial: Este es el perfil del no comprador. Ese que todos los años excusado en que el marketing inventa fechas para gastar dinero, nunca desembolsa un peso para sorprender a su ser querido.

Si bien el enamoramiento es una de las mejores ficciones creadas por los humanos para eludir la soledad, se celebra en este día a los fieles creyentes en ella que por suerte no se encuentran solos en su fe.

LEÉ MÁS

A romper el chanchito para celebrar el amor

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído