LMNeuquen Columna de Opinión

Los héroes olvidados

Los médicos a los que aplaudíamos en marzo, hoy ruegan a la gente que se cuiden.

Parece que la jaula social que nos pusieron aquel 20 de marzo, cuando se decretó la pandemia, había funcionado. El miedo había paralizado a muchos ciudadanos que se guardaron en sus casas y se organizaban para aplaudir a los médicos, “los héroes de la pandemia”.

Las camas seguían vacías, los respiradores estaban sin usarse y el pecho argentino se inflaba cada vez que se mencionaba al país entre los mejores que manejaron la crisis. Pero, sin querer queriendo, algo se rompió.

Te puede interesar...

Conocidos se empezaron a contagiar, las ollas comenzaron a sonar y la “infectadura” poco a poco ocupó las camas de los hospitales. El miedo que se sentía por lo desconocido y por lo que podía pasar desapareció, y primó la libertad egoísta de las reuniones clandestinas.

Y así nos recibió septiembre: con un sistema al límite, pacientes que deben viajar 300 kilómetros para encontrar una cama, positivos que sobrepasan el centenar diario y más de 73 familias que vieron salir de su casa a un ser querido al que jamás volvieron a abrazar.

Los médicos pasaron a ser a los nadies que pocos se dignan a escuchar. La política intenta mediar, pero la ocupación hospitalaria ya está organizando traslados y pidiendo más personal.

Parece que lejos quedaron esas jaulas sociales que varios -invocando la libertad- dividieron a Neuquén entre quienes la padecen y los afortunados que la saltaron. Entre los dignos y los indignados. Entre quienes actúan con la dignidad social de cuidar al otro y los indignados, que actúan con una impunidad a los que solo la conciencia podrá juzgar. Hay dos cosas claras: las camas están llegando al límite y el virus mata. Esto no solo lo escribo, sino que lo están gritando los héroes que aplaudías en marzo.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

66.666666666667% Me interesa
20% Me gusta
0% Me da igual
13.333333333333% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario