Los neuquinos ya comenzaron a copar Las Grutas

En las últimas horas, cientos de familias llegaron a la costa rionegrina para disfrutar de sus playas.

Embed

San Antonio.- El sol volvió con esplendor renovado ayer en Las Grutas, luego de las horas de inestabilidad del primer día del nuevo año, en las que una tormenta eléctrica y un intenso aguacero hicieron irrupción para arruinar la tarde veraniega, mientras el viento fresco se apropiaba del ambiente.
Con un giro total del clima, el calor se hizo sentir desde el arranque de la jornada, para satisfacción de los miles de turistas, sobre todo provenientes de Neuquén y el Alto Valle.

Sobre el mediodía, con la playa enorme por la baja mar, apareció otra vez la postal que acostumbran ofrecer las mejores temporadas, con una muchedumbre poblando todos los espacios y una infinidad de sombrillas multicolores resaltando el paisaje. La máxima se registró alrededor de las 15, con poco más de 35 grados.

Con un ambiente de algarabía propio de las vacaciones, la gente se volcó masivamente a las aguas del golfo San Matías, que ya adquirieron la calidez que las hace únicas. Otros, en cambio, optaron por la sombra de los cobertores, donde pudieron compartir unos mates, algún juego de mesa, leer o simplemente descansar en las reposeras.

30.000 turistas llegaron para festejar el año nuevo en Las Grutas, informaron desde el área de Turismo.

Mientras que los más jóvenes ya cuentan con todos los atractivos que ofrece el verano para ellos, sobre todo los juegos acuáticos como las bananas arrastradas por lanchas, botes chocadores, kayaks y el tobogán de agua tuvieron mucha demanda de clientes.

La movida se presenta en torno a los paradores de la playa, donde la música de moda suena fuerte. Allí se concentran los grupos de chicas y chicos dispuestos a interrelacionarse y proseguir por la noche.
El resto de la tarde continuó tórrida, aunque nuevamente asomaron desde el norte nubarrones
amenazantes. Incluso se observaron algunos rayos en la lejanía, lo que puso nuevamente en alerta al cuerpo de guardavidas, que deben desalojar inmediatamente a la gente cuando se avecina una tormenta eléctrica. Eso sucedió ya el viernes, cuando izaron la bandera negra a modo de alerta.

El titular del área de Turismo del municipio de San Antonio, Guillermo Martín, informó que estimaban una ocupación cercana al 75 por ciento. Sin embargo, el ingreso de vehículos fue incesante en las últimas horas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído