Más de 2 horas delante de una pantalla afecta a los chicos

La alta exposición en niños de 8 a 11 perjudica el desarrollo cognitivo.

Los niños que pasan más de dos horas al día frente a las pantallas tienen menos capacidades cognitivas que los que están menos expuestos a ellas, según un estudio publicado en la revista británica The Lancet Child and Adolescent Health.

En la investigación, realizada por especialistas canadienses del Instituto CHEO, la Universidad de Ottawa y Carleton University, analizaron los datos de 4520 niños de entre 8 y 11 años en 20 lugares de Estados Unidos. De media, esos niños pasaban 3,6 horas al día frente a una pantalla de móvil, tablet, ordenador o televisión, por encima de las recomendaciones canadienses que preconizan menos de dos horas de pantalla, entre 9 y 11 horas de sueño y una hora de actividad física diaria.

Entre todos los niños que participaron en el estudio, sólo un estadounidense de cada 20 (5%) cumple las tres recomendaciones canadienses y casi un tercio (29%) no cumple ninguna: sueño insuficiente, tiempo de pantalla limitado y actividad física. Solamente la mitad de los niños (51%) duerme bastante, el 37% pasa menos de dos horas ante las pantallas y el 18% practica una hora de actividad física diaria, según los cuestionarios rellenados por las familias.

Después de llevar a cabo pruebas cognitivas sobre el lenguaje, la memoria, la reactividad, la concentración, etc., el informe reveló un vínculo muy claro entre el tiempo pasado ante las pantallas, el sueño y los resultados de los niños. “Hemos comprobado que más de dos horas de pantalla para los niños perjudica su desarrollo cognitivo”, indicó el doctor Jeremy Walsh, del Instituto CHEO de Canadá, que incitó a los pediatras, padres, educadores y gobernantes a limitar el tiempo de exposición a las pantallas de los niños y a convertir el sueño en un asunto prioritario.

Entre los tres criterios estudiados -sueño, pantallas y actividad física-, el descanso y la exposición a las pantallas son los que tienen mayores consecuencias sobre las facultades intelectuales de los niños, mientras que la actividad física por sí sola no tenía impacto en la capacidad cognitiva, aunque sí en la buena salud del niño.

Las recomendaciones sobre el sueño y la actividad física del Canadian 24-Hour Movement se ajustan a las de la Organización Mundial de la Salud, pero esta no hace ninguna sugerencia específica sobre las pantallas.

Las pruebas demostraron que los pibes presentan problemas con el lenguaje, la memoria y la concentración.

Los premios y castigos, ya no

En relación con las formas adecuadas para formar a un hijo, un sistema que muchas veces se aplica es el de premios y castigos. Varios profesionales de la salud infantil ya salieron a expresarse en contra de esta manera y Ángela Nakab, especialista en Pediatría y Adolescencia y miembro de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), comentó: “El castigo no es lo ideal en la crianza. Ante las situaciones problemáticas hay que demostrar con el modelo de los adultos lo que uno intenta que los niños vayan creando con el paso del tiempo. El objetivo es poder internalizar las normas pensando, reflexionando, no sometiéndose. La forma es mostrando firmeza, explicando qué se puede hacer y qué no”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído