México: un motín terminó con 52 presos muertos

Fue por una pelea entre grupos narco que se disputaban el control del penal.

Monterrey
Una batalla campal en una cárcel de Monterrey dejó al menos 52 reos muertos y 12 heridos, después de que internos se enfrentaron con palos y navajas e incendiaron bodegas durante una disputa entre líderes de dos grupos rivales en la madrugada de ayer.

Jaime Rodríguez, gobernador del estado de Nuevo León, informó que el motín se desató cerca de la medianoche y fue controlado una hora y media más tarde. Según las primeras indagatorias, hay 52 hombres muertos y otros 12 heridos, cinco de ellos de gravedad, dijo el gobernador de este estado del noreste.

La cárcel de Monterrey tiene una superpoblación de internos del 100% y en su interior alberga a cientos de narcotraficantes.

Decenas de familiares se apostaron a las puertas del penal Topo Chico y bloquearon el acceso a la cárcel. Muchos gritaban pidiendo información sobre los reos y lanzaban piedras en señal de desesperación.

El gobernador les pidió permitir la salida de los cadáveres "para poder identificarlos".

El mortal incidente se registró un día antes de que el papa Francisco inicie una visita de cinco días a México, durante la cual visitará una cárcel en Ciudad Juárez, fronteriza con Estados Unidos.

El infierno en el penal se desató por "una disputa entre los grupos liderados por Jorge Iván Hernández Cantú, alias el Credo, y Juan Pedro Zaldívar Farías, alias el Z-27", dijo el gobernador.

Zaldívar es un miembro del grupo criminal conocido como Los Zetas, que se ha enfrentando con el Cartel del Golfo durante años en Nuevo León.

En una entrevista con Radio Imagen, Rodríguez precisó que dos grupos rivales se disputaban "el control del penal", el más viejo de Nuevo León, que padece una sobrepoblación de 100% por encima de su capacidad. En total, la cárcel alberga a 3800 reos.

Uno de los dos líderes de dichos grupos había sido trasladado apenas hace dos meses desde una prisión de Reynosa, Tamaulipas, uno de los bastiones del cartel de Los Zetas, al penal de Topo Chico.

En la batalla campal, que duró unos 30 minutos, se usaron "armas punzocortantes, bates y palos (...) no hubo armas de fuego, al menos, es la información que tenemos ahorita", afirmó Rodríguez.

"Durante el enfrentamiento varios reos prendieron fuego a las bodegas de víveres", añadió.

El gobernador destacó que Topo Chico "es un penal que tiene un control muy complicado (...) son herencias de muchos años, (producto) de una desatención muy fuerte del sistema penitenciario".

Tras el motín, elementos del Ejército, la Marina Armada y la Policía federal pasaron a custodiar las instalaciones.

Alrededor de 20 reos fueron sacados del penal en un camión escoltado por 15 patrullas a cárceles fuera del estado, dijo a la AFP un funcionario bajo anonimato.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído