Miraba golf y le sacaron un ojo de un pelotazo

El drama de una mujer que fue víctima de un insólito accidente.

Francia

Fue un instante. El último viernes, mientras se disputaba el sexto hoyo de la Copa Ryder, la vida de Corine Remande cambió para siempre. La mujer, de 49 años, presenciaba el torneo cuando el golpe de salida del ‘tee’ de Brooks Koepka, ganador del US Open y del Campeonato PGA este año, se desvió hacia la izquierda, fuera del ‘fairway’, y cayó entre la gente. Bah, más precisamente en su cara. Y ahí empezó lo peor.

Aturdida, sin terminar de entender qué le había sucedido, Corine se encontró en el suelo, ensangrentada y con un dolor tremendo en el ojo derecho. A un costado estaba la pelotita. Asistida por los socorristas, la mujer fue atendida en el lugar y luego trasladada hasta la guardia de un hospital. Ahí, escuchó lo que no quería: el impacto había sido tan fuerte y la herida tan profunda, que ya no volvería a ver con ese ojo.

Ahora, la mujer presentó una demanda para “alertar sobre la seguridad del público” y para “obtener respuestas”. Con el ojo lesionado recubierto por un gran apósito, Corine Remande detalló cómo recibió “una pelota llegada de ninguna parte” y, a su vez, contó detalles de lo que vivió momentos después del accidente.

ojo golf tuerta
Corine Remande recibió el impacto de la pelota que viajaba a una velocidad de 240 km/h. Se quejó por la falta de atención en el lugar.
Corine Remande recibió el impacto de la pelota que viajaba a una velocidad de 240 km/h. Se quejó por la falta de atención en el lugar.

“Ocurrió tan rápido... No noté el dolor en ese momento, no tuve la impresión de haber recibido una bola en el ojo, pero noté que la sangre comenzaba a derramarse”. Corine Remande La mujer contó detalles estremecedores.

“Explosión del bloque ocular”, le diagnosticaron los cirujanos del hospital parisino donde fue asistida en un primer momento. Raphael, su marido, agregó: “En el mejor de los casos, le han dicho que podrá ver formas cuando el edema sea reabsorbido dentro de un mes”.

Esta pareja de franceses expatriados en Egipto, que viajaron para asistir a la Ryder Cup “por amor al golf”, aseguró sentirse “enojados” contra los organizadores de la competición, que no se interesaron por el estado de salud de la mujer y que ponen trabas a la hora de redactar “una declaración de accidente”.

“Son pelotas que salen a 240 kilómetros por hora”, dijo Remande, quien denunció haber estado tirada en el suelo durante cerca de una hora sin que los socorristas intervinieran, antes de ser evacuada, en un gran descontrol. “Tuve miedo de ser pisoteada porque llegaba Tiger Woods y la muchedumbre aumentaba alrededor nuestro”, remarcó.

“Lo que me impactó también fue que los espectadores me sacaban fotos, pero ninguno de ellos llamó a los socorristas”, criticó esta apasionada del golf de 49 años y residente el El Cairo. “Los comisarios tenían que haber gritado ‘bola’. No lo hicieron”, se quejó.

La mujer agradeció el gesto del golfista Brooks Koepka, quien se acercó al lugar para disculparse por el insólito hecho.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído