Moquehue: va de nuevo a juicio un caso de violación

Un tribunal anuló el fallo que condenaba al patrón de la víctima al considerar que se había hecho una valoración "abstracta" de la prueba.

POR AGUSTINA BENATTI - policiales@lmneuquen.com.ar

En menos de tres meses, una causa por violación en Moquehue que ya tenía un condenado dio un giro rotundo: un tribunal de impugnación anuló el fallo que condenaba a un hombre a seis años de prisión por abusar sexualmente de una mujer que trabajaba para él. Ahora, se deberá realizar un segundo juicio.

Te puede interesar...

Este cambio surgió a partir de que el abogado defensor Juan Manuel Coto impugnara la sentencia por considerar que se había hecho una valoración “abstracta” de la prueba. El reciente fallo del 3 de abril, realizado por los jueces Federico Sommer, Fernando Zvilling y Florencia Martini, abre una nueva posibilidad en un caso donde para el fiscal Marcelo Jofré, además de violación, hubo violencia de género.

El caso

El hecho ocurrió la madrugada del 1° de febrero de 2018 en una cabaña de Moquehue. Allí, una mujer de 35 años que se desempeñaba como empleada doméstica denunció a los pocos días que su jefe había abusado sexualmente de ella.

De acuerdo con la teoría del caso de la fiscalía, la noche anterior el condenado había llegado a la cabaña y le ofreció a la víctima una cerveza. Inmediatamente después, ella le manifestó sentirse mareada, por lo que el hombre le preparó un café y le hizo masajes.

Según se desprende del fallo, el abuso habría ocurrido minutos después, cuando la mujer se encontraba “desvanecida por el cansancio físico y mental”, aunque previamente le había expresado que no quería tener relaciones sexuales. Finalmente, el hombre enfrentó un juicio por el delito de abuso sexual con acceso carnal y fue condenado a seis años de prisión.

El tribunal de ese proceso, conformado por Liliana Deiub, Patricia Lupica Castro y Raúl Alfranc, entendió que en la mayoría de los casos contra la integridad sexual, la declaración de la víctima puede ser la única prueba del hecho. Por ello, se basaron en el relato de la víctima y las entrevistas a psicólogas que establecieron la credibilidad del testimonio, más allá de que el informe médico descartara lesiones por las circunstancias en las que se dio el hecho (no se ejerció violencia física visible).

148-provincial.jpg

Además, los jueces remarcaron la necesidad de analizar estos casos con perspectiva de género y que en este juicio se habían dejado expuestos “estereotipos negativos” por parte de la defensa, como que “una mujer que resultaba violentada sexualmente no se quedaba a dormir con su agresor”.

Por su parte, el reciente fallo del tribunal de impugnación expone que hubo un “supuesto de arbitraria valoración de la prueba”, a partir de una valoración parcial de los testimonios y la omisión de “dar cuenta de las claras contradicciones del relato de la víctima”.

Una de esas “contradicciones” o imprecisiones a las que hacen alusión es que “no pueda dar información ni mucho menos detalles sobre si fue ella o el acusado quien le sacó la ropa interior”.

p12-pieza-giro-inesperado-violacion-moquehue.jpg

Tras la decisión de revocar la sentencia de los jueces de primera instancia, el condenado deberá enfrentar un nuevo juicio. Ahora intervendrá un nuevo tribunal que deberá definir si la mujer fue violada y establecer la culpabilidad o la absolución del hombre.

--> El pastor le hizo un juicio y la expulsó de la iglesia

Otra de las cuestiones que cobró relevancia en los fallos y emergió durante el juicio realizado en 2018 fue que, luego del abuso, la iglesia a la que pertenecía la mujer decidió expulsarla.

Uno de los testigos del juicio fue el propio pastor, a quien la víctima recurrió tras el hecho. El hombre viajó hasta Moquehue, donde ella le relató lo sucedido y le pidió ayuda para saber cómo proceder. Si bien en un principio la alentó a denunciar, luego le realizaron “un juicio” y la expulsaron ya que “no le hizo caso al espíritu, que en el momento del acoso se debería haber ido del trabajo”.

De acuerdo con lo que dice la sentencia, ante la confesión de la mujer sobre insinuaciones previas del condenado, el pastor expresó: “Vio el peligro y, a pesar del compromiso con Dios, no huyó. Le dije que eso está mal ante Dios. Le pregunté ‘¿por qué no dejaste el trabajo por el compromiso con Dios?’. Contestándome que necesitaba plata para terminar la casa”.

“Tenía que haber escapado de allí, es por los códigos divinos que sigo como pastor. Ella había hecho un compromiso, delante de muchos testigos. Está mal visto estar con una persona casada según el código divino”, sostuvo también el hombre.

En este sentido, el tribunal de primera instancia consideró que fue “sometida a un juicio por parte de quienes debían contenerla en la situación en la que se encontraba”.

Las cuestiones religiosas -rígidas en cuanto a estar con una persona casada- también fueron claves en la estrategia de la defensa, ya que posibilita “la admisión de una relación sexual consentida con una persona ajena a la iglesia y de un arrepentimiento posterior”. Eso fue descartado por el primer tribunal porque la denuncia fue radicada antes del juicio religioso.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído