Mucho barro en las calles y se esperan más lluvias

Aunque el mal tiempo dio una tregua, el panorama no es bueno.

Neuquén.- Después de cuatro días, la lluvia dio tregua ayer a los neuquinos, que pudieron disfrutar de una tarde de sol, aunque en algunos barrios el barro y el agua aún complicaban la vida de los vecinos. Las principales calles troncales del oeste capitalino estaban en malas condiciones e intransitables para peatones y ciclistas. Crouzeilles, Del Trabajador, Necochea y Cuatro eran un gran barreal con lagunas y millones de pozos.

En la toma 4 de Febrero, Santiago y Maira intentaban cruzar la Avenida del Trabajador en sus motos sin embarrarse. Denunciaron que con las lluvias se desbordaron las cloacas de los barrios más altos y un río de aguas servidas atravesó el sector, inundando viviendas. "No pudimos salir de la casa por el barro que hay", dijo la joven mamá.

La única ayuda que recibieron fue del centro vecinal de San Lorenzo, que entregó chapas y nylon para cubrir los techos de las precarias casas.

"Con todo este barro no se puede ni caminar. Está imposible, te enchastrás todo", aseguró Luis, un joven que caminaba hasta Melipal.

Sello: La llovizna persistente es una de las características del otoño en Neuquén.

Jorge Cabezas vive en la toma Nueva. Dejó a su esposa e hijo en lo de su suegra porque la lluvia le inundó la casa. "El agua viene de arriba (precisa señalando la barda) y se mete por todos lados. Acá hay vecinos que se tuvieron que ir porque no podían entrar", comenta.

Luis Sepúlveda, uno de los perjudicados, señaló que a pesar de los insistentes reclamos a la vecinal de San Lorenzo, aún no tienen una solución contra las inundaciones El agua cubre el acceso y tablones ayudan a sortear los charcos y entrar a las viviendas. Para llegar a la parada de colectivos hay que hacer un par de cuadras por el barro.

En el barrio Hipódromo, Fabián y su familia esperan el Indalo. "Caminamos como ocho cuadras en el barro porque el colectivo no entra a nuestro barrio", indicó. Viven en Cuenca XVI. Con la lluvia y el barro, los taxis tampoco llegan hasta el barrio.

El panorama es similar en Confluencia. Chocón, Paimún y Copahue tienen lagunas, pozos y barros al por mayor.
Con el primer día de sol en una semana, las plazas se llenaron de vecinos que disfrutaron de una templada tarde otoñal y en las canchas de fútbol las pelotas desafiaban el mal estado del terreno.

Anuncian más agua hasta el jueves

La jornada soleada de ayer fue sólo un impasse para otra semana fría y lluviosa, ideal para mantenerse abrigados y bajo techo.

El pronóstico extendido de la AIC prevé que los próximos cuatro días estarán nublados y desde el martes a la noche podrían regresar las lluvias, que afectarán a toda la provincia.
Se espera que las máximas ronden entre los 15º de hoy y los 9º del viernes. Durante los próximos días el viento permanecerá del sudeste y del este, con un promedio de 30 kilómetros por hora.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído