Nacho Martín, el pibe neuquino que a los 14 ya vuela alto y se va al Halcón

Pibe de oro. Viajó en la semana junto a sus padres a Florencio Varela para firmar con Defensa y Justicia. "De chico dormía con una pelota y dentro de casa jugaba a hacerme cañitos", señala su mamá Nancy.

Por Fabián Cares - Especial

El sueño del pibe se hace realidad para Nacho Martín, un chico de 14 años de Andacollo, las tierras del reconocido árbitro nacional Darío Herrera en el norte neuquino, que está a las puertas de jugar en el fútbol grande de Argentina. Junto a sus padres Nancy Villanueva y José Pablo Martín Ignacio, viajó a firmar con el Club Defensa y Justicia, el actual subcampeón del fútbol argentino.

Te puede interesar...

“Estoy contento porque sueño con esto desde que era chico y hoy se presenta esta oportunidad y hay que aprovecharla. Mi próximo deseo es jugar en Primera División y sé que para eso hay que entrenar mucho y tener mucha disciplina. Voy a dar lo mejor de mí por este nuevo desafío, ya que es la mejor forma de reconocer y valorar el esfuerzo que hicieron y hacen mis papás para estar donde hoy estamos y además porque me acompañaron siempre”, destacó emocionado Ignacio a LM Neuquén.

Nacho es el hijo del medio y único varón entre dos hermanas, María José, de 12 años, y Brisa de 19. Quienes lo vieron jugar hablan de las habilidades de este delantero zurdo. Él reconoce que se siente más cómodo jugando de 11 y admite que, si bien admira a Messi, su gran ídolo es Cristiano Ronaldo.

“Lo admiro por cómo juega, es un crack. Pero me gusta también porque juega en mi posición, entrena mucho y para mí es un jugador con todas las letras”, sostuvo el ahora flamante jugador de Defensa y Justicia.

Cuando habla de esos monstruos es inevitable expresar otra de sus fantasías futbolísticas. “Mi sueño mayor es jugar en primera y llegar algún día al Barcelona, para eso trabajaré duro y siempre trataré de dar mi mejor esfuerzo por mis sueños”, indica Ignacio, quien a partir de las próximas semanas en la pensión del club estudiará (tercer año) y participará de los entrenamientos.

El aliento de su madre fue clave

Nancy, mamá de Ignacio, se reconoce futbolera de alma y fue quien incentivó a su pequeño para que jugara al fútbol. “Era hiperactivo de chico así que a los 6 años lo llevé a la escuela de fútbol municipal en Andacollo y allí fue recibido por Rogelio San Martín”, expresa sobre los comienzos.

Nancy destaca que “ese hombre es una referencia del deporte aquí en el norte neuquino, por su permanente trabajo con los niños y adolescentes y por ser formador de talentos”.

Desde esa escuela, Nacho fue creciendo a la par de su habilidad y talento. “Siempre me decían: qué bien juega tu hijo. Lo admiro porque podía llover o hacer frío pero no faltaba nunca. Desde pequeño dormía con una pelota y dentro de mi casa siempre jugaba a hacerme cañitos”, cuenta Nancy.

En 2016 brilló en la Neuquén Cup y un año más tarde Marcelino Lucumán, otro reconocido cazatalentos neuquino, viajó a la región para hacer una prueba a pedido de Newell’s. Después Nacho también probó suerte en Boca en 2018 y este año Daniel Venturi hizo otra prueba y seleccionó chicos para Banfield y Defensa y Justicia. Ignacio dejó una excelente impresión en los entrenadores del Halcón pero no sabía si quedaría.

Volvió a la rutina hasta que hace unas semanas llamaron a los padres de Nacho desde el elenco de Varela porque necesitaban un delantero de la categoría 2004 y él reunía todas las condiciones para cubrir esa vacante. Entonces, armaron las valijas. Y ahora todo Andacollo sueña junto a Nacho.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído