Las autoridades de Merrillville, en el estado de Indiana, dijeron que el incidente ocurrió en el estacionamiento de un centro comercial. El padre había dejado el arma, una 9mm Glock 19, cargada dentro del coche mientras iba a una tienda. La madre, la nena y su hermano de un año se quedaron esperando en el auto. En un momento, la nena empezó a jugar con el arma, que estaba entre el tablero y el asiento, y le disparó a su madre desde el asiento trasero. El tiro le dio en el pecho y la bala luego atravesó el parabrisas. La mujer bajó del auto, pidió ayuda a los gritos y se desmayó.

La joven madre, de 21 años, fue llevada al hospital y más tarde trasladada por helicóptero a otra clínica de Chicago. El padre, llamado Menzo Brazier, también de 21 años, fue detenido en el condado de Lake por negligencia en la portación de armas. La pareja, residente en la ciudad de Michigan, había ido con sus hijos a Merrillville para una consulta médica, dijo la Policía. La madre le alcanzó a confirmar a un detective que estaba embarazada de unas seis semanas.

“Fue un incidente desafortunado y negligente que debería haberse evitado y nunca debería haber pasado”, remarcó el jefe de Policía de Merrillville, Joseph Petruch. “Lo primero que pensamos fue sacar a los niños de ahí -contó Rebecca Todd, empleada de la tienda, al canal ABC WLS-. Los agarramos. Los llevamos adentro y tratamos de consolarlos lo mejor que pudimos”.

El padre no escuchó el disparo. Estaba en el probador de Plato’s Closet, una tienda de ropa, cuando vio corridas en local. Ahí se dirigió al estacionamiento y vio a su mujer sangrando.

Petruch calificó el caso como un “acto descuidado y peligroso” y agregó que Brazier es “directamente responsable”. “Cuando asumes la responsabilidad de la posesión de armas, tienes que ser un adulto responsable”, dijo. “No dejas un arma cargada cuando hay niños presentes.” La Policía se reunirá con el fiscal para determinar los cargos adicionales.

Grave: La joven madre de 21 años, embarazada de seis semanas, se encuentra muy grave.

Más de 1200 víctimas inocentes

Un total de 1239 personas murieron en Estados Unidos desde 2007 en incidentes con armas de fuego en los que las víctimas no presentaron ninguna resistencia, según un informe revelado por el Centro de Políticas contra la Violencia (VPC, por sus siglas en inglés). En el documento, los analistas especifican que en la última década hubo 1033 incidentes en todo el país en los que ciudadanos con permisos para portar armas se vieron envueltos en incidentes violentos que no estaban justificados por una situación de autodefensa. Las cifras son escalofriantes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído