No es una ganga: llevar a lavar el auto hoy es un lujo

Para dejarlo limpio se necesitan, como mínimo, 300 pesos.

Adriano Calalesina
calalesinaa@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Llevar el auto al lavadero ya no sale una ganga como antes. Que el vehículo luzca brillante y que la limpieza dure toda la semana –a pesar del barro que hay que sortear por algunos charcos de la ciudad- puede costar muy caro para cualquiera.

Es que lavar el auto ya casi se convirtió en un lujo. Los lavaderos pueden cobrar hasta 300 pesos (hasta hace unos días) por limpiar la carrocería, el chasis y dejar brillante el interior. En definitiva, los más obsesivos pueden llegar a gastar hasta 1200 pesos por mes.

Ojo Permitir que laven el motor del auto puede traer problemas si se trata de un coche nuevo.

Hasta hace tres años, las tarifas apenas llegaban a los 100 pesos y aumentaron al ritmo de la inflación. Hoy, mandar a limpiar el vehículo es un servicio para unos pocos, y la mayoría apuesta a comprarse una hidrolavadora y hacerlo con sus propias manos.

El negocio de los lavaderos proliferó en los últimos años al calor de las tarifas eléctricas bajas. No se necesita mucha inversión para abrir un local de manera legal y en la ciudad se habilitaron poco más de un centenar, esparcidos por distintos barrios.

Los precios varían según el servicio y la zona donde están ubicados los lavaderos. En el centro de la ciudad, el costo de lavar no baja de 220 pesos y perfora el techo de los 300. Y en los barrios, hay lugares donde se puede conseguir por unos 150 pesos.

Lo que no se lava es el motor, debido a los problemas que tienen los autos a inyección electrónica (hoy todos vienen con ese sistema) cada vez que se mojan dispositivos electrónicos. Aunque hay muchos clientes que lo permiten, cuentan desde los lavaderos.

“Venía mandando a lavar el auto cada 15 días, porque lo importante es que no se pudra el chasis abajo. Pero es caro y hay que recortar gastos, así que ahora lo lavo una vez por mes”, dice Francisco, el dueño de un Volkswagen Suran.

Se volvió tan caro el servicio que ahora es común ver casas particulares con carteles que dicen “se lavan autos”, sin habilitación municipal. Pero el Municipio los persigue, ya que no es tan fácil sacar una licencia comercial.

Según se explicó desde la dirección de Atención al Usuario y Licencias Comerciales, a cargo de Francisco Díaz, para abrir un lavadero hace falta un estudio de factibilidad de suelo, además de tener una licencia ambiental y una aprobación por parte del EPAS.

Además, tiene que cumplir con la ordenanza 3820 de ruidos molestos, debido al trabajo que se hace con la hidrolavadora en distintos horarios. “No es tan fácil abrir un lavadero porque tienen que tener un sistema de tratamiento de efluentes donde arrojar los barros y los aceites”, explicó Gustavo Orlando, subsecretario de Comercio del Municipio capitalino.

Así las cosas, hoy hay que desembolsar cada vez más dinero para pagar por un servicio que, para ahorrar, se puede hacer en la casa.

CIFRA
108 lavaderos habilitados hay en la capital.
La cantidad se mantuvo durante estos años debido a que se estabilizó la demanda, según informaron desde la Dirección de Comercio. Hay truchos, pero cada vez los controlan más.

FRASE
“No son tan comunes las inspecciones a los lavaderos no habilitados, pero sabemos que hay”.
Gustavo Orlando Subsecretario de Comercio

AHORRO
Volver a los trapos y rejillas

Desde hace unos años que el boom de las hidrolavadoras domésticas se impone en los hipermercados como un hobbie de fin de semana.

Una máquina básica cuesta 2 mil pesos aproximadamente y está al acceso de muchos. Vienen con diversos accesorios.

En Centenario hay más truchos que habilitados

Centenario
Los lavaderos habilitados en esta localidad son ocho. Cuatro de ellos están en la zona del Casco Viejo y tres en una misma calle: Marcial Bravo. En estos lugares, el precio del servicio completo varía entre 250 y 300 pesos.

El secretario de Transporte, Comercio e Inspección del Municipio de Centenario, Francisco Guzmán Varela, reconoció que hay un fenómeno de gente que lava el auto sin autorización pero relativizó la cantidad de lugares “truchos”.

“No estamos teniendo muchos reclamos de esos en la calle. Acá hay ocho habilitados que funcionan con muchas exigencias en lo que se refiere a las descargas y el uso del agua”, explicó el funcionario.

Extraoficialmente, los mismos dueños de lavaderos habilitados hablaron de una suerte de “competencia desleal” y explicaron que hay por lo menos 20 lugares no autorizados, que son viviendas donde se presta el servicio por la mitad de precio.

La mayoría de esos sitios están en los barrios más alejados, donde los controles son más difíciles. “Levantan un portón, lo cierran y meten el auto para lavar. Ni sabés qué pasa ahí adentro”, explicó un vecino que tiene un lavadero a una cuadra de donde vive.

Para obtener la licencia habilitante para un lavadero, el contribuyente tiene que presentar el contrato de alquiler, comodato o escritura del lugar donde quiere instalarlo. Además, la autorización final o parcial de Obras Públicas (reformas para el vertido de efluentes).

Asimismo, es requisito un certificado de libre deuda municipal, de AFIP y la dirección de Rentas, como para obtener cualquier habilitación comercial.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído