Olascoaga aún es insuperable

Según el gobierno provincial, en esta capital hay aproximadamente 4200 familias que todavía no tienen la conexión de gas natural. Para el municipio son 3500. Como sea, Neuquén no debería permitirse tener un solo hogar sin acceso al servicio con la formación Vaca Muerta a tiro de piedra de distancia.

Si tal cosa fuera realidad, los vecinos que reclaman condiciones más dignas para calefaccionar sus hogares no tendrían que tomarse la molestia de ir hasta la sede del Municipio a protestarle al intendente por el veto a la ordenanza que le indicó ampliar los beneficios de la garrafa social.

Te puede interesar...

Puede ser que la norma en cuestión tenga complicaciones para su implementación, pero es grave que, tal como aseveró ayer el titular de Desarrollo Social, Emanuel Riva, los bonos gasíferos que se distribuyen con fondos nacionales estén en manos de “punteros políticos que hacen negocios y juegan con las necesidades de la gente”.

Tal vez debería tomar nota el intendente de una acusación tan severa para promover una investigación a fondo sobre el tema y que Riba aporte los elementos que parece tener.

El Plan Calor que se puso en marcha en mayo para llevar leña durante el invierno a más de 4 mil familias también confirma la crudeza del déficit de infraestructura que tiene Neuquén.

Debería poner colorados a los funcionarios de una provincia que presume todo el tiempo de las millonarias inversiones hidrocarburíferas, que miles de vecinos todavía tengan que alimentar sus calefactores de la misma manera que se hacía en la época en la que el coronel Manuel Olasocaga trasladaba la capital a la Confluencia.

Con Vaca Muerta, Neuquén no debería permitirse tener un solo vecino sin conexión a la red de gas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído