Paseo de la Costa: en la noche es un boliche al aire libre

Los carritos de comida y tragos ya son una marca registrada de la Isla 132.

Alejandro Olivera

oliveraa@lmneuquen.com.ar

Neuquén. El Paseo de la Costa es uno de los lugares predilectos de los neuquinos. No importa cuál sea la época del año, allí convergen familias, grupos de amigos de todas las edades e incluso turistas que andan de paso por la ciudad.

Es un espacio que también ha aprovechado la Municipalidad con la organización de eventos y el lanzamiento de nuevas ofertas recreativas. Tal es el caso del patio de food trucks que habilitó en la Isla 132, que semanalmente convoca a miles de personas con su oferta gastronómica y que ahora se convirtió en el punto de encuentro de la juventud.

Te puede interesar...

Si bien tienen una importante concurrencia a lo largo del día, es por la noche cuando se puede apreciar con mayor claridad el impacto que tuvo este fenómeno en la sociedad neuquina. Cada fin de semana, los carritos extienden su horario laboral y se quedan hasta la madrugada. El expendio de cerveza artesanal y la comida al paso atraen a cientos de jóvenes, de entre 20 y 35 años, que quieren pasar un buen momento entre amigos.

Cabe destacar que la ciudad tiene una amplia oferta de bares que brindan un servicio similar, pero la mayoría se encuentra en el centro. El río es uno de los lugares más buscados para sortear las altas temperaturas típicas de la temporada de verano, por lo que los emprendedores que apostaron al Paseo de la Costa se encontraron con un nicho de mercado poco explotado.

Las cómodas instalaciones -mesas y pequeños bancos- son el botín que ansían tener todos los clientes. Es por eso que algunos llegan temprano para tener la posibilidad de elegir donde sentarse y así quedar cerca de su puesto gastronómico predilecto, mientras que los que concurren tarde se quedan parados y forman rondas en las que predominan las risas y circulan las bebidas.

100 pesos es el precio base de una pinta de cerveza artesanal en los carritos de la Isla 132

También hay económicas alternativas para comer al paso junto a la orilla del Limay.

El buen clima que se gestó en el lugar evita que haya conflictos y riñas. De hecho, la camaradería es común y muchos jóvenes la aprovechan para hacer nuevas amistades o encontrar el amor.

Esto se debe, en gran parte, a la dedicación de los propietarios de los food trucks, quienes están a cargo de la organización del patio y de los gastos de funcionamiento, lo que permite que estén más cerca de los clientes y conozcan sus opiniones respecto del servicio que brindan.

Los trabajadores, por su parte, dan una rápida atención y así evitan que se formen largas filas. La frutilla del postre es el espacio de música electrónica, donde los emergentes artistas locales muestran su talento y hacen bailar a la gente con sus mezclas.

Si bien estos comercios funcionan todo el año, es durante la temporada de verano cuando mayor rédito obtienen.

LEÉ MÁS

Cómo estará el tiempo en Navidad y en la última semana del año

Los festejos por Nochebuena dejaron Río Grande como un chiquero

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído