Pechi copia el modelo Macri para ir por la gobernación

El intendente replica en la ciudad ideas y proyectos claves del PRO.

alfredo enrique
enriquea@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Actividades del Teatro Colón en esta capital, garitas estilo porteño en las paradas de colectivos, normas de procedimiento para el control de comercios y el asesoramiento en materia de transporte y desarrollo social. Estos son algunos de los aspectos o acciones concretas que identifican a la gestión de Pechi Quirga en el Municipio de Neuquén con la del jefe de Gobierno de la  Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri. Las similitudes no se detienen allí: los proyectos recientemente anunciados, como el Metrobus neuquino y el de las bicisendas, hacen aún más estrecho ese vínculo.
Quiroga, a semejanza de Macri, presume de administrar una gran ciudad no solo por el tamaño, sino porque se trata de la capital más importante de la Patagonia. Y su modelo a seguir, a esta altura, está claro que es el del líder del PRO.
¿Cómo se adapta ese modelo de gestión? De eso se encargan varios funcionarios que comulgan con el jefe de Gobierno porteño, encabezados por el secretario de Coordinación, Marcelo Bermúdez, en la primera línea del gabinete; o Francisco Sánchez, un escalón debajo en la misma secretaría.
     Es probable que ningún otro municipio importante del país tenga la impronta del PRO tan marcada.
También otros aspectos en la forma y estilo de actuar los asemejan. Un ejemplo es la intolerancia a las protestas callejeras, o a los ataques a espacios públicos y monumentos. El cercado del Monumento a San Martín en el centro de la ciudad -cuya obra está en ejecución- da cuenta de esto. Así como la virtual guerra a los “manteros” o vendedores ambulantes habla de una conducta que también resulta común a los ambos políticos.
Opositores al gobierno K
El discurso de ambos dirigentes reconoce asimismo puntos de unión como la crítica a la política económica de Cristina Fernández de Kirchner y la creencia de que es necesaria una mayor apertura al mundo para no desaprovechar ciertas oportunidades.
Los estilos populistas de comunicarse con la gente, dicen Quiroga y Macri, son solo para la tribuna, aunque algunos golpes de efecto los lleven a asemejarse a quienes ellos mismos critican.
El pragmatismo, por último, es otra señal distintiva del intendente de Neuquén y del jefe de Gobierno porteño. Los dos tienen grandes ambiciones: uno, ser presidente de la Nación; el otro, aunque no lo admita abiertamente, gobernador. En definitiva, la calidad de gestión es la llave para cualquiera de estos destinos.
Por el momento, Macri tiene su postulación presidencial en marcha; mientras que el intendente de Neuquén parece medir cada uno de sus movimientos. Con un ojo en la interna del MPN, Quiroga parece jugar al suspenso antes de anunciar su decisión final.

OPINIÓN
Bermúdez, el elegido para  la sucesión

Alfredo Enrique
Editor de la sección
Neuquén Ciudad

Aparece al lado o detrás de todas las fotos de Horacio Quiroga. Es su hombre de mayor confianza en el manejo de la administración. Y sabe que es el elegido para pelear la continuidad del “modelo Quiroga” a partir de 2015. Marcelo Bermúdez percibe que es su gran oportunidad y no la desaprovechará.
Abrevó con Ricardo López Murphy en Recrear y luego con Mauricio Macri en el PRO. Es un hombre de derecha, pero también es pragmático.
Recientemente, Quiroga dijo que Macri es un político “lógico” y que en 2015 apoyará a un dirigente “lógico” en la carrera por la Casa Rosada.
Bermúdez viene de ese riñón y también sabe que Nuevo Compromiso Neuquino no es suficiente para garantizarle el éxito electoral. De momento, sus apariciones mediáticas son breves, no tiene una alta exposición  acaso para que no le juegue en contra cuando empiece a planificar su posicionamiento entre los aspirantes al sillón que hoy ocupa su jefe. La cuenta regresiva para las alianzas ya comenzó, y el futuro candidato empezó a desandar el camino. Sabe que la pelea no será fácil.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario


Lo Más Leído