El clima en Neuquén

icon
Temp
85% Hum
La Mañana Historia

Pérez Novella, el hombre del gran almacén de ramos generales

Inmigrantes que llegaron al Valle a principio del siglo XX y a fuerza de trabajo ayudaron el desarrollo local.

Las terribles ráfagas de viento neuquino que se sentían a comienzos del siglo XX y que con sus golpes impedían a los neuquinos de entonces abrir las puertas, no fueron motivo para que inmigrantes de distintas nacionalidades se instalaran en estas tierras. La hija de don Ángel Pérez Novella y Matilde Caviglia, Beatriz Tota, relató la historia de uno de sus primeros pobladores.

Ángel era socio de Pedro Linares, recordado comerciante asentado tempranamente en estas tierras valletanas. Recién llegado a la Argentina trabajó en la localidad de Ingeniero White hasta que llegó a Neuquén en 1906, a los dos años de fundada, tenía un almacén de Ramos Generales en la esquina de la Avenida Argentina y San Martín.

Te puede interesar...

El almacén de Ramos Generales de don Ángel Pérez Novella era muy grande: ocupaba un cuarto de manzana. Tenía un corralón inmenso con un carro y caballos. Era almacén, fiambrería, golosinas, zapatería, tienda. Era un hiper de principios de siglo. Tenía también lencería, lanas inglesas, mercería, vinos espumantes, sidra, champagne, de todo: como no había heladera, en un gran sótano se ponía todo lo que requería ambiente fresco.

En uno de sus viajes de negocios a Buenos Aires conoció, en casa de amigos comunes, a la que luego sería su esposa.

Del matrimonio nacieron Hernán, Elio “Pocho”, Beatriz “Tota” y Olga “Chacha”.

Tota se casó en 1950 con Guillermo Natalio Burlando, que vino a Neuquén porque su tío, el coronel Bartolomé Peri, había sido designado gobernador de la provincia. Tota tiene cuatro hijos bien neuquinos: Liliana, Guillermo, María Matilde y Ricardo, que la han hecho abuela y bisabuela. Chacha, su hermana menor, se casó en 1953 con Hernán García, también neuquino, con el que tuvo dos hijas, María Teresa y Silvia Inés, que les dieron nietos y bisnietos.

novella.jpg
Ángel Pérez Novella.

Ángel Pérez Novella.

Cuando terminó sexto grado, como aquí no había escuela secundaria, Tota tuvo que esperar hasta que se fundara un colegio. Eso ocurrió en 1943: egresada de la primera promoción, es alumna fundadora de la Escuela San Martín, con “medalla de oro” nos relató hace unos años.

En 1945, cuando estaba en tercer año, la nombraron preceptora, junto con Alberto Pesce y Sara Santamaría, por ser los mejores alumnos. En 1950 ocupó el cargo de tesorera y en 1955 secretaria, hasta que se jubiló en 1983. También tenía diez horas de cátedra; daba lo que podía dar como Perito Mercantil: mecanografía, caligrafía, taquigrafía y organización del comercio.

novella2.jpg
Ángel Pérez Novella de joven.

Ángel Pérez Novella de joven.

Don Ángel Pérez Novella formó parte, en 1933, junto con otros importantes vecinos, de la Primera Comisión que crearon “Usinas Unidas Limitadas”, para proveer de luz eléctrica a la joven ciudad neuquina. Luego, Cooperativa de Luz y Fuerza de Neuquén Limitada.

El Concejo Deliberante recuerda y homenajea a don Pérez Novella a través de una arteria en la zona oeste de la capital neuquina.

Trazos de historia neuquina para vislumbrar aquel Neuquén de calles de tierra y compararlo con esta gran urbe que hoy es, fruto del denodado esfuerzo, contra viento y marea, de sus habitantes.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

11.274509803922% Me interesa
82.843137254902% Me gusta
1.4705882352941% Me da igual
2.4509803921569% Me aburre
1.9607843137255% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario