Perros y dueños, un vínculo especial

Una explicación de por qué la personalidad de una mascota se parece a la de su amo.

El perro es el fiel compañero del ser humano, y es probable que haya sido el primer animal en ser domesticado. Es por eso que entender su comportamiento y saber reconocer si es capaz de comprender situaciones y emociones es de suma importancia, así como poder discernir cuáles son los motivos subyacentes a la hora de elegir una mascota.

Michael Roy, de la Universidad de California, fue uno de los primeros psicólogos en investigar el tema. El experto sugirió que quizás se deba a una especie de "comodidad" con lo familiar. De acuerdo con esta teoría, las personas no sólo buscarían aquello que sea similar sólo en apariencia, sino también en rasgos de personalidad.

Es que los perros no son sólo mascotas, sino miembros de la familia, amigos y compañeros leales. Mariana Bentosela, psicóloga de la UBA con un doctorado en Comportamiento Animal e investigadora del Conicet, estudia la comunicación entre perros y personas, y se refirió a este tan popular mito sobre el parecido entre mascota y ser humano, pero subrayó el vínculo entre dueño y can como la causa de este fenómeno.

Mirada animal: A diferencia de los lobos, los perros domesticados miran a la cara a los humanos.

"Los perros aprenden muchas cosas de sus dueños dado que conviven con ellos y tienen un fuerte vínculo de apego. Por ejemplo, si la persona les tiene miedo a los perros y cada vez que se cruzan a uno sujetan con fuerza la correa, y evitan al animal, es posible que el perro también desarrolle temor ante este estímulo", explicó la investigadora. También destacó el hecho de que las personas buscan en su mascota características que valoran en otros: "En muchas ocasiones también los dueños eligen perros que puedan corresponder a las características que les resultan deseables; por ejemplo, un perro muy sociable o muy cariñoso. En este sentido es que pueden encontrarse ciertos parecidos".
¿Pueden estos animales entender emociones humanas? Bentosela hace una distinción: "Más que entender hablamos de reconocer. Los perros son muy hábiles 'leyendo' nuestras conductas y utilizan señales y movimientos corporales sutiles, incluso expresiones faciales. También usan claves olfativas y auditivas. Se sabe que aumentan las sensaciones placenteras, disminuyen el estrés y las sensaciones de soledad".

nos mimetizamos con ellos hace años

Por Sergio Gómez (veterinario)

Es muy común que las mascotas se parezcan a sus dueños. En la clínica diaria se suelen ver a personas obesas que van con su mascota que también es obesa. Pasa lo mismo con los que son vegetarianos: cuentan como un logro cómo su mascota se parece a él.

Es normal ver a perros rottweiler con dueños con pinta de rudos, y es menos habitual ver entrar a un grandote con un chihuahua menudito. A veces nos dicen "el perrito ronca como nosotros" o "le gusta dormir la siesta en el mismo sillón en el que duermo yo".

Lo que ocurre es que el perro empezó cazando junto al hombre, quien luego se fue complementando y diríamos que mimetizándose con su fiel compañero, ya que después de cazar, el hombre comía y el perro limpiaba lo que el hombre iba dejando. Así fue como nació, hace muchos años, esta relación de ir aprendiendo uno del otro y, ya que estamos, le buscamos un parecido como hacemos con nuestros hijos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído