Pesadilla para mil petroleros

Pereyra dijo que hay suspensiones por la política nacional en un clima donde lo electoral juega mucho.

Lo que parecía solo un escenario de campaña, en medio de un clima electoral, se convirtió en una verdadera pesadilla. La industria hidrocarburífera, hoy bajo el manto de la extracción no convencional de Vaca Muerta, vive una de las peores horas de incertidumbre. El titular del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra, salió a ventilar que las empresas ya están suspendiendo a más de mil petroleros en la Cuenca Neuquina, por la guerra que tienen con el gobierno nacional a raíz del freno al precio del Brent a un dólar a $45,19 y la pesificación de los contratos con las empresas de servicios. El gobierno de Mauricio Macri, en el afán de evitar una escalada inflacionaria luego de perder por más de 15 puntos las PASO el 11 de agosto, entró en una espiral de conflicto sin fin con las petroleras. Pero las consecuencias, más allá de las elecciones, se están sintiendo en estos días. Según Pereyra, compañías de servicios como Schlumberge, ya suspendieron las tareas en los sets de fractura, un fenómeno que retrasa los planes de inversión de las operadoras, como YPF, Tecpetrol y Pan American Energy. El parate se sentirá hasta después de las elecciones del 27 de octubre, pero las pymes neuquinas son las que están en el medio. No tienen cómo solventar las suspensiones de personal, sumado a la baja de tareas y el desfase que hay entre la compra a proveedores a un dólar a $60 y el cobro por sus servicios a las operadoras, que quieren pagar a los $45,19. El clima de desconfianza se suma a una inflación elevada y una postergación en la cadena de pagos. Un escenario que si bien puede ser pasajero, puede dejar a muchos actores con deudas y fuera del mercado. Son dos meses interminables.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído