Por acribillar a Karen le dieron prisión domiciliaria

Pidieron que el Borrachito vaya a otro barrio para que no lo linchen.

NEUQUÉN

“Estaba en el cementerio junto a mi hija en su cumpleaños y me dieron la noticia”. Aída, la mamá de Karen, se refiere a la decisión judicial que benefició con prisión domiciliaria al único acusado del crimen, Lucas “el Borrachito” Lira, que fue detenido el miércoles tras 16 días de búsqueda.

La decisión judicial no cayó bien en San Lorenzo Norte y por miedo a que lo linchen, las hermanas del acusado le pidieron al defensor que cumpla la medida en otro domicilio. Casi una hora antes, la jueza de Garantías Carina Álvarez había decidido otorgarle el beneficio y ninguna de las partes le comunicó que no debía ser en el barrio porque corría riesgo de vida (ver aparte).

El Borrachito fue acusado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. La audiencia se desarrolló ayer tras la detención del miércoles, cuando ingresó al hospital de Centenario suplicando por una dosis de morfina que le calmara el dolor en el brazo derecho, ese que le estaban por amputar y por el cual habría descargado su ira contra Karen el 8 de agosto.

Durante la audiencia, el defensor Raúl Caferra no se opuso a la formulación de cargos, pero pidió que la prisión preventiva por el peligro de fuga no sea cumplida en la cárcel porque “es un lugar que impediría su curación y tratamiento, siendo que está próximo a una intervención quirúrgica”.

La jueza hizo lugar al pedido de la defensa y le otorgó al acusado la prisión domiciliaria por cuatro meses, plazo estimado para que la fiscalía finalice con la investigación. “Estoy indignada con lo que le dieron, ahora se acuerda de que está incapacitado, pero cuando mató a mi hija no estaba sufriendo tanto”, destacó Aída, aún en el cementerio, donde estaba cuando recibió la noticia. Ayer, Karen hubiese cumplido 22 años.

“La alegría que tenía porque lo habían encontrado me duró muy poco. Esto para mí no es justicia”, expresó muy enojada y aseguró que irá a la fiscalía a pedir una explicación de lo sucedido.

Al ser consultada sobre si tuvo noticias de Lira en estas dos semanas, sentenció: “Me dijeron que lo vieron en el barrio amenazando a los pibes para que no hablen”.

Detención o entrega

El defensor de Lira negó rotundamente ante la jueza que su cliente haya sido detenido por la Policía, y dijo que pensó su entrega en el Hospital de Centenario para asegurarse de que iba a tener una atención médica acorde con la herida que tiene en el brazo.

Antes, la funcionaria que representó al Ministerio Público Fiscal había sustentado el pedido de prisión preventiva en el riesgo de fuga, ya que había estado 16 días prófugo.

En la teoría del caso quedó expresado que el 8 de agosto a las 20:45 el acusado fue hasta a la casa de Karen, se asomó por la ventana y con una 9 mm en la mano izquierda y efectuó al menos 11 disparos, impactando 5 en el cuerpo de la joven.

Por pedido de las hermanas

Luego de una hora, se cambió el domicilio

Por la gravedad de la herida que tiene en el brazo derecho, la jueza aceptó el pedido de la defensa para que Lira no cumpla la prisión preventiva en la cárcel. Pero fijó como domicilio la casa de un familiar, a menos de 100 metros del domicilio de la familia de Karen, sin que ninguna de las partes le advirtiera de los riesgos que corre el Borrachito en San Lorenzo Norte, donde horas después del crimen, amigos de la víctima intentaron prenderle fuego la vivienda. Las que hicieron el pedido fueron las hermanas del acusado y una de ellas fue la que puso a disposición su casa para que cumpla la medida. Lira tiene el brazo engangrenado tras recibir un disparo de escopeta que le pulverizó los huesos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído