Por semana, 600 neuquinos viajan a comprar a La Salada

Las excursiones duran dos días y cuestan casi la mitad que un pasaje de línea.

Ana Laura Calducci
calduccia@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Cada semana, más de 600 neuquinos viajan a Buenos Aires en transportes especiales que se dedican al "turismo de compras". Ninguno lleva cámara de fotos ni tiene reserva de alojamiento. Es que la estadía dura apenas unas horas y los lugares que recorren tienen poco atractivo visual. Van al mercado de La Salada y a los barrios de Once y Flores en busca de precios bajos. Muchos son comerciantes, pero también hay particulares que traen encargos para toda la familia.

Según los registros de la terminal de ómnibus, este año se hicieron 458 tours de compras a Buenos Aires. Fueron 10 colectivos por semana, que transportaron a más de 27 mil pasajeros. Sin embargo, estas cifras sólo dan cuenta de los servicios que tienen los papeles en regla.

Desde la terminal salen seis transportistas que están "en blanco" y los propios empresarios informaron que existen al menos cuatro servicios más que funcionan de manera informal. Los que no están registrados parten desde otros puntos de la ciudad para escapar al control que hace el Municipio sobre las normas de seguridad de los vehículos.

34% de los servicios eventuales que salen de la terminal son para turismo de compras.

En los últimos años, el negocio de los viajes de compras viene en aumento. En 2015, según los registros municipales, hubo un viaje más por semana en promedio que el año pasado. Pero la demanda es fluctuante. En enero casi no se hacen viajes. En cambio, cuando hay cambio de temporada en las prendas de vestir o cuando se acerca el Día de la Madre y otras fechas festivas, los micros viajan repletos.

En estos días, cuando comienza el movimiento comercial de fin de año, es la época dorada para los que están en el rubro. Las empresas trabajan con reservas de al menos una semana de anticipación.

El viaje de compras tiene poco de turístico. En general, salen de Neuquén bien temprano para llegar a La Salada cerca de medianoche. Los puestos en la feria abren a las dos de la madrugada y se mantienen hasta agotar la mercadería. Los neuquinos tienen varias horas para recorrer y, a la mañana siguiente parten para la zona comercial de Once y Flores. Allí hay otro rato libre para visitar locales y, por la tarde, suben de nuevo al colectivo para otras 17 horas de regreso a Neuquén.

El viaje cuesta alrededor de 1300 pesos ida y vuelta. Es casi la mitad de lo que se paga en los colectivos de línea. Como son dos días intensos, algunas empresas ofrecen un servicio adicional de hotelería barata, para el que quiera dormir un rato o darse un baño.

No hay lujos, porque la premisa es ahorrar plata. A la vuelta, los colectivos recorren 1200 kilómetros cargados con bultos de todos los colores. Para el que está acostumbrado a caminar apenas unas cuadras buscando ofertas, parece una distancia excesiva. Pero las cuentas cierran al momento de pagar la mercadería.

Multitud
De Roca a Zapala

Aunque los viajes salen desde Neuquén, los micros se llenan de compradores de toda la zona. Si bien la mayoría son comerciantes de la ciudad, están también los que buscan mercadería para revender en Plottier, Centenario, Cipolletti, Roca, Cutral Co y hasta Zapala. En el sur, el punto de encuentro suele ser Bariloche, donde también se ofrecen tours de compras a Chile.

TRES PREGUNTAS A...

Cristóbal Fonseca
Representante de Turismo Sur

1.¿En los tours de compras se trabaja con comerciantes locales o particulares? ¿Cuál es la mayor demanda?
Ambos. Se podría decir que es un 50 y un 50 por ciento. Tenemos clientes conocidos que viajan seguido y se forma como un grupo. Los que tienen comercios grandes viajan por ahí dos veces por mes.

2.¿Y cuál es la época de más demanda?
En las fiestas, sin dudas. Tenemos que hacer las reservas una semana antes. Después se para bastante hasta marzo.

3.¿Hoy viaja más gente que hace unos años?
Sí. En los últimos 5 años, más o menos, hay cada vez más viajes. Ahora deben ser 14 por semana, contando los que no salen de la terminal, que son ilegales.

La amenaza de los robos mantiene a todos en alerta

NEUQUÉN
Los viajes de compras a Buenos Aires se suelen vender cara a cara. Los transportistas prefieren conocer a los pasajeros y tener la mayor cantidad de datos posibles antes de subirlos al colectivo.

Es que la principal piedra en el camino a La Salada son los robos que pueden ocurrir durante la estadía o bien durante el regreso desde Capital Federal.

El 31 de diciembre del año pasado, un grupo de siete personas atacó a un contingente de neuquinos que viajaba a comprar a la capital del país. Eran las tres de la mañana y estaban cerca de General Alvear, provincia de Buenos Aires, cuando los interceptaron en la ruta con dos vehículos y les quitaron todo, hasta los celulares.

Dos años antes, en diciembre de 2012, otro grupo de neuquinos sufrió un robo durante un viaje de compras. Esa vez fue en Choele Choel (Río Negro), a plena luz del día. Los atacantes se atravesaron en la ruta, le dispararon al chofer y encerraron a los pasajeros en la bodega del colectivo para sacarles lo que llevaban.

En ambos casos, desde la Policía se indicó que los asaltantes contaban con información de cómplices que iban arriba de los micros. Esa misma modalidad de robo se repitió en los últimos años con contingentes a La Salada de otras partes del país.

Como los asaltos se volvieron moneda corriente, los empresarios locales se pusieron más cautelosos. Prefieren perder un cliente antes que arriesgarse. Por eso ya no publican los horarios ni los trayectos y sólo se dan detalles del viaje de manera personalizada. Además, siempre piden referencias del solicitante antes de concretar la venta de un determinado pasaje.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído