Presos 2.0: en Cipolletti se desafían vía Facebook

Se amenazan y organizan peleas dentro del penal a través de la red social y gracias a sus smartphones.

Cipolletti.- La polémica que se abrió en el último tiempo en torno a las “libertades” de las que disponen muchos presos en Río Negro sumó un nuevo capítulo. Se supo que en la cárcel de Cipolletti los internos gozan de celulares con acceso permanente a internet y redes sociales.

Los presos del Establecimiento Penal V interactúan por Facebook. Se amenazan y organizan peleas intramuros desde la red social más usada del mundo.

Con frases como “Hola gente, me desperté con ganas de quebrar a un par de gatos. Aguante la celda 3. Hoy peleá conmigo, pata de lana y gato de un violín” (la ortografía fue corregida para hacer legible el mensaje), se tiran dardos que no tardan en volver.

Las amenazas no sólo apuntan a otros presidiarios, sino también a gente que está afuera y principalmente “a la gorra y a los antichorros”.

Una de las prácticas más habituales, casi diaria en algunos de los casos, es la de subir fotos donde muestran y comentan las cosas que están haciendo, la música que están escuchando y anticipando lo que les espera a los reos de otros pabellones cuando les den un rato libre.

También es habitual que sean amigos cibernéticos de chicas lindas y pulposas. Según informaron fuentes penitenciarias, esto lo hacen con el fin de autosatisfacerse sexualmente.

Las publicaciones se realizan todos los días y a diferentes horas, por lo que el control sobre la utilización de los smartphones dentro de las celdas es nulo.

Semanas atrás se conoció la intención manifiesta del ministro de Seguridad y Justicia de Río Negro, Gastón Pérez Estevan, de tener un mayor control de las comunicaciones que mantienen los internos y frenar los excesos. Es que actualmente, y como los internos tienen derecho a comunicarse con sus familiares, cada preso dispone de un celular para uso personal debido a que no hay teléfonos públicos que funcionen.

El propio Pérez Estevan comentó que se está elaborando un protocolo para el uso de los teléfonos dentro de las cárceles provinciales.

Se pretende fijar un número determinado de aparatos registrados (dependiendo del penal) que se ubicarán en un lugar fijo, que podría ser la celaduría.

Para evitar los excesos y la conexión permanente a las redes sociales, podrán ser utilizados dentro de una franja horaria previamente establecida. Los aparatos, además, estarán sellados para evitar que puedan cambiar las tarjetas SIM y así eludir los controles.

Tienen que estar comunicados

Hasta hace no mucho tiempo, los penales contaban con teléfonos públicos. Hoy, la gran mayoría está fuera de servicio y desde Telefónica aseguran que se cansan de repararlos y que no instalarán nuevas líneas. Ante esta situación es que hay jurisprudencia en el país para que los presos usen celulares y así garantizarles el derecho a la comunicación. Esto genera otro riesgo, ya que muchos los utilizan para seguir delinquiendo, a través de cuentos del tío o dando órdenes para cometer golpes afuera.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído