Replican un choque típico para mejorar la asistencia

Hubo una puesta en escena de una colisión entre varios vehículos.

Andrea de Pascalis

depascalisa@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- “Todo muy tranquilo, faltó acción. Estuvo muy organizado”, le comentó un joven a otro en la mañana de ayer cuando en pleno oeste de la ciudad todo el personal del SIEN, policía, bomberos y agentes de tránsito participaron de un simulacro de accidente múltiple.

La idea de este trabajo fue coordinar acciones y entrenarse para hacer frente a los incidentes graves que se producen en las calles de la ciudad y en donde, si bien la coordinación no falla, la tranquilidad con la que se trabajó ayer no suele ser el punto característico de estos choques que son una postal cotidiana.

Luciana Ortiz Luna, coordinadora del SIEN, contó que si bien en la capital no todos los días ocurren accidentes con 24 heridos como en el simulacro de ayer (ver aparte), sí se producen diversos hechos en los que están implicados dos coches y varias personas heridas. Cuando son cuatro o más involucrados, ya se considera, para los que trabajan en emergencia, un accidente múltiple y, según contaron, estos hechos ocurren diariamente en la ciudad.

En un trajín cotidiano donde el tránsito es caótico y las normas que poco se respetan, con accidentes fatales generados por personas alcoholizadas, lo que impulsó a los legisladores a redactar una ordenanza que aplicó la tolerancia cero, la situación en las calles de la ciudad se convirtió en un espacio peligroso, en el que los agentes que deben intervenir tienen que hacerlo con profesionalismo todos los días.

El saldo en la capital este año alcanzó un número alarmante, ya son 13 las personas muertas en accidentes que se dieron en calles con mucho tránsito. Motociclistas sin las medidas de seguridad, ciclistas y peatones parecen ser el blanco de accidentes graves, que ocurrieron en su mayoría en el centro y zona del Bajo de la capital.

“Hay cuestiones prioritarias que tenemos que hacer en este tipo de accidentes los puestos médicos avanzados, categorizar heridos, roles a intervenir, tratamiento en el lugar de los heridos. Todo esto hay que entrenarlo para trabajar en la ciudad”, contó Ortiz Luna luego del simulacro.

La coordinadora del SIEN contó que si bien no hay descanso para el servicio de emergencias hay algunas cosas que ayudan a la coyuntura. Una de ellas es la solidaridad de la gente en la calle ante los hechos de emergencia: “En general la respuesta de la gente es muy buena, nos conoce y sabe cómo actuar, no tenemos problemas con ese tema porque la gente es solidaria, saben que se trata de una emergencia y responden. No nos faltan el respeto en estas escenas, y además nos cuidan”.

Dijo que el único problema con el que se están enfrentando es con los llamados anónimos al 107 que acosan a las empleadas. También remarcó que es fundamental que el primer llamado de emergencia que se hace al SIEN sea inmediato.

“Fue lo que esperábamos. Uno llega, constata la veracidad del accidente y luego debe garantizar la seguridad”. Cristian Sáez. Jefe comisario

“No medimos tiempo, sino la interacción entre las fuerzas de seguridad y de rescate”. Luciana Ortiz Luna. Coordinadora del SIEN

“Estuvo muy bueno. Ellos vinieron a la escuela, nos explicaron cómo íbamos a trabajar y vinimos. Me encantó”. Solange. Alumna EPET 17

Un inusual despliegue en las calles del oeste

En un despliegue inusual para una mañana de martes, se realizó el simulacro de accidente en una de las esquinas más transitadas del oeste que involucró a 130 personas coordinadas en el trabajo y un grupo de estudiantes de tercer año de la EPET 17 que, entusiasmados con la propuesta, se convirtieron en los actores y protagonizaron a los 24 heridos del choque múltiple.

A las diez en punto comenzó el operativo. Una moto de alta cilindrada que quedó debajo de un Peugeot viejo y un coche de Autobuses Santa Fe que dobló en la esquina de Godoy y Rhode fueron los protagonistas del incidente.

El saldo fue de dos personas atropelladas en una esquina, otros tres atrapados dentro del coche, dos jóvenes graves que cayeron de la moto, y el resto de los accidentados fueron rescatados del interior del colectivo.

En pocos segundos llegó la policía, luego los bomberos y minutos más tarde siete ambulancias. Se armó un puesto médico sobre el lado sur de la calle Rhode, donde se asistió a los accidentados, entre ellos una embarazada que tuvo un tratamiento especial. No faltaron gritos de ayuda, pedidos de auxilio y hasta padres buscando a desesperados a los hijos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído