Rompen 20 ventanillas de autos por día para robar

Los delincuentes se llevan todo lo que pueden del interior de los coches.

Neuquén.- Los delincuentes están al acecho en Neuquén. Por día les rompen las ventanillas a unos 20 autos para robarles lo que tienen en el interior: carteras, bolsos, notebooks y hasta sillitas de bebé.
El dato surge de los comercios que se dedican a instalar cristales que explicaron a LM Neuquén que el 80 por ciento de las víctimas que atienden son mujeres.

Parar en un semáforo, estacionarse en la zona del Bajo, el microcentro o un barrio neuquino es todo un azar porque los delincuentes andan merodeando y atentos a robar todo aquello que ven a mano dentro de los vehículos.

Héctor Hugo Torres trabaja en Cristales Neuquén, donde por día cambian no menos de cuatro cristales de ventanillas de auto. "Todos vienen contando que sufrieron un robo. La mayoría son mujeres, aunque a veces viene algún pibe o una persona mayor", explicó el comerciante dando un perfil de los clientes que fueron víctimas de la delincuencia.

Torres está en contacto permanente con el resto de los colegas de su rubro y comentó que "por día en la ciudad se cambian unos 20 cristales, todos son por robo, si no, es muy difícil que se rompa una ventanilla lateral", detalló el hombre.

En la mayoría de los casos, los delincuentes rompen las ventanillas con una tosca, un fierro o directamente con el casco en el caso de los motochorros, que a veces meten un cabezazo para reventar el cristal y alzarse con el botín.

En los semáforos de la Ruta 22, de Linares hasta el aeropuerto, es una de las zonas calientes de este tipo de delitos que este diario viene informando sobre su crecimiento desde 2014.
Las víctimas, por lo general, ante el estallido de la ventanilla del acompañante tienden a cubrirse los ojos mientras que el delincuente saca en milésimas de segundo la cartera, bolso o notebook que llevan en el asiento del acompañante.

1000 a 2000 pesos cuesta cambiar el cristal.

El precio varía según el vidrio que se vuelve a colocar. El trabajo incluye desarmar las puertas y retirar los cientos de vidrios rotos que quedaron en el auto.

Desde la Policía, bajo reserva, reconocen la problemática y aconsejan estar alertas y no usar los celulares cuando se para en un semáforo, no llevar nada en el asiento del acompañante y, de ser posible, guardar carteras y bolsos en el baúl del auto para evitar dolores de cabeza.
La aseveración de la Policía tiene que ver principalmente con todo el tiempo que lleva dar de baja las tarjetas, hacer el trámite para recuperar los documentos y quedarse sin auto para reparar la ventanilla dañada.

El costo que debe pagar la víctima va de 1000 a 2000 pesos, dependiendo el tipo de cristal. A todo esto se suma el trastorno de tener que prescindir del auto durante un par de horas, que es lo que demanda desarmar la puerta, instalar el cristal y limpiar los vidrios desparramados en el vehículo.

El 80% de las víctimas son mujeres, el resto, personas mayores o jóvenes elegidas al voleo.

Esperar y denunciar o pagar

Independientemente de la cobertura de seguro que tengan los vehículos, este tipo de ataques genera un trastorno importante, además del daño que representa lo robado. La mayoría de estas roturas de cristales son denunciadas por las víctimas con la finalidad de que los cubra el seguro, que en la gran mayoría de los casos no tienen límite de ventanillas por año. Pero aquellos que no tienen ese tipo de cobertura o prefieren no hacer tanto trámite, pagan de su bolsillo el cambio del cristal. Eso deriva en que más del 50 por ciento de los robos no sean denunciados. En muchos casos, por el tiempo que tarda la Policía en tomar la denuncia, que excede las dos horas en algunas comisarías de la ciudad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído