El clima en Neuquén

icon
Temp
72% Hum
La Mañana barrio

Santa Genoveva: el viejo barrio YPF está desapareciendo de a poco

Muchas casas ya fueron derribadas para la construcción de grandes edificios.

Todos los años desaparece alguna casa. A veces dos o tres juntas porque los terrenos para grandes edificios se pagan más. Lo cierto es que el viejo barrio YPF se está desdibujando frente al avance de la urbanización y la necesidad de la construcción en altura.

Algunos vecinos se resisten porque prefieren las casas bajas, la tranquilidad de un lugar sin tanta gente, pero otros son más optimistas porque están convencidos de que ese sector ubicado al este de la ciudad se convertirá en uno de los más modernos y codiciados de Neuquén.

Te puede interesar...

El barrio YPF nació a principios de la década del 60, por iniciativa de un grupo de trabajadores de la petrolera estatal que formaron una cooperativa para la construcción de viviendas.

El proyecto parecía una utopía porque el lugar elegido para crear un barrio era el medio del desierto. Solo había viviendas más alejadas hacia el este (Sapere) y otro grupo hacia el sur (Villa Farrel), pero en el lugar había nada más que médanos.

Fueron cincuenta socios los que emprendieron esta iniciativa y en 1960 comenzaron con los primeros trámites. Un año después se compraron 31 lotes y a partir de allí se inició la construcción de viviendas.

El lugar elegido estaba delimitado por las calles San Juan, Illia, Amancay e Islas Malvinas, todas de tierra y sin servicios, por lo que la cooperativa tuvo mucho trabajo para hacer y gestionar obras que permitieran una mejor calidad de vida.

Ese núcleo de viviendas que quedaba alejado de todo fue el barrio YPF y con el tiempo y el avance de los loteos y la construcción de nuevas viviendas hacia el norte, se convertiría en el barrio Santa Genoveva, cuyo nombre relacionado a una virgen francesa venerada como santa por la Iglesia Católica y patrona de la ciudad de París.

Barrio YPF2.jpg

Las casas del barrio YPF eran amplias y cómodas. Habían sido levantadas en terrenos generosos que con el tiempo se convirtieron en hermosos jardines. Precisamente por las dimensiones de cada lote las viviendas comenzaron a cotizarse cada vez más, cuando empezaron a construirse los primeros edificios. Las casas más buscadas fueron las que estaban ubicadas sobre la Avenida San Juan, aunque se estima que en pocos años, la gran mayoría del barrio original desaparecerá frente al avance de las torres de departamentos.

“Es lo más probable que ocurra. Toda esa zona se está cotizando cada vez más y los emprendedores quieren construir allí. En el terreno de una casa se puede levantar un edificio, pero si se compran dos, el proyecto rinde mucho más”, confió un operador inmobiliario.

Dijo que por más reticencia que puedan llegar a tener algunos vecinos, las ofertas que se hacen por estas viviendas (en pesos o en metros de construcciones futuras) son muy difíciles de rechazar.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario