Se nace o se hace

Me casé con un boludo se estrena mañana en Village Cines.

Buenos Aires
Con el éxito de Un novio para mi mujer a espaldas, Adrián Suar y Valeria Bertuccelli regresan a la gran pantalla con Me casé con un boludo, el film dirigido por Juan Taratuto que mañana se estrenará en los complejos Village Cines de todo el país. La comedia romántica gira en torno a la franqueza o no con que se debe tratar a la pareja y los cambios de personalidad que se deben realizar para congeniar con el otro.

La idea La historia surgió en la cabeza de Bertuccelli y el guionista Pablo Solarz terminó de darle forma.

Uno de los principales desafíos, tanto para los protagonistas como para el realizador, fue despegarse de Un novio para mi mujer, una película que fue vendida en varios países, y de los recordados Tana Ferro y Tenso Polski. "La comedia es peligrosa, porque por detrás de las risas hay un drama que se debe mantener oculto", comentó el realizador sobre el género en el que Suar y Bertuccelli se sienten muy cómodos.

¿Argentino bolu...?
La trama muestra a un afamado actor, Brando (Suar), que se enamora de la actriz principiante Córnik (Bertuccelli) tras robársela al "director" de su film, encarnado por Gerardo Romano, y luego decide casarse a las apuradas rodeado de los periodistas de todos los programas de farándula de la TV local.

Después de la luna de miel, Córnik descubre que su flamante marido es egocéntrico, artificial y frívolo, a punto de que lo define como "un boludo, un pelotudo irrecuperable" que se la pasa contando "anécdotas de las que no participó" y de "gente famosa a la que no conoce". Brando, en vez de enojarse, se pone como meta recuperar el amor perdido, y para ello recurre a un amigo guionista, a quien le pide que construya un personaje a medida para volver a enamorar a Córnik.

"El personaje de actriz frustrada lo conozco muy bien. No trabajo bien bajo presión y esa característica del personaje es bastante de mí", comentó Bertuccelli, quien dijo no sentir presión por representar a una actriz, mientras que Suar sostuvo que ese tipo de interpretaciones "son parte de la profesión".

Con chistes de por medio, Suar también comentó que los argentinos tienen "muchos perfiles de boludo", por lo que el personaje de Brando no llega a ser un estereotipo.

Discusión por el nombre
Ambos actores reconocieron que tuvieron diferencias por el título de la película. "Era polémico el nombre. Sabía que iba a ser polémico", explicó Suar. "El primer título que tenía el proyecto era Infelices, luego se barajó El gran mentiroso ("otro gran título", acotó, con ironía, la actriz) hasta que se llegó al definitivo, que se eligió el último día", contó el productor.

Bertucelli dejó en claro que no estaba cómoda con la decisión, aunque no pudo hacer mucho: "Decidí regalarles el alegrón de que pongan ese horrible título".

Mediático
Un guiño al escándalo del año

Mucho se habló y se habla aún sobre el escándalo que protagonizaron Benjamín Vicuña y la China Suárez. Ambos actores fueron encontrados por Pampita Ardohain -esposa del actor- mientras mantenían relaciones en un motorhome, en un alto del rodaje de El hilo rojo.

Taratuto, tomando el mundo mediático y actual, decidió que en el film haya un encuentro amoroso entre los actores dentro del rodado del protagonista y en medio del rodaje, un episodio que recuerda el inicio del romance entre la ex Chiquititas y el actor chileno.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído