Se viene la era de los dos cestos de basura en casa

La nueva recolección de residuos entró en la cuenta regresiva.

Neuquén
Quedan cinco días para que los vecinos de la ciudad empiecen a separar los residuos en sus casas antes de sacarlos a la calle. El nuevo sistema, que arrancará el lunes, obligará a los usuarios a dividir los desechos secos (mayormente envases y envoltorios) de los húmedos (sobras de comida y materiales sucios). Tres días de la semana el camión se llevará los restos reciclables, mientras que los demás días será el turno de los orgánicos, que no se pueden reutilizar. Para adaptarse al cambio hay que tener dos tachos diferenciados y estar atentos al cronograma vigente.

Atención Los vecinos deberán saber qué días pasa el camión a retirar los residuos secos y cuándo pasa por los orgánicos.

El mecanismo de separación en origen entre residuos secos y húmedos no es nuevo. Ya está en práctica en muchas ciudades del país, como Santa Fe, Concordia, Paraná, Puerto Madryn, Villa La Angostura y Bariloche, entre otras. También en Capital Federal, aunque con una clasificación distinta.

En Neuquén, el camión que pasará a buscar cada tipo de basura será el mismo y lo que cambiarán son los días en que se llevarán una u otra bolsa. Como no habrá canastos diferenciados, dependerá de que los vecinos saquen el envoltorio correcto para que el mecanismo funcione.

La recolección de húmedos será los lunes, miércoles y viernes, mientras que las bolsas con restos secos se retirarán los martes, jueves y sábados. Los domingos, como ocurre hoy, no pasará el camión.

Este sistema no implica más costos para los usuarios, pero sí una mayor organización. Hay que preparar un segundo tacho de la basura al lado del que se viene usando y prestar atención para no confundirse de envoltorio.

Entre los residuos secos no se pueden incluir envases que estén mojados o sucios porque contaminarían el resto de la basura reciclable. Los que tengan latas, botellas o bandejas grasosas o manchadas tendrán que tirarlas con los restos húmedos o bien lavarlas y secarlas antes de ponerlas en el tacho de los secos. Si son vidrios rotos hay que mezclarlos con los húmedos para no perjudicar a los que trabajarán en la planta de reciclado.

El lunes, cuando arranque el nuevo sistema de recolección, será el turno de los restos húmedos.

Ese día hay que sacar a la vereda sólo la bolsa con desechos orgánicos y sucios. No habrá sanciones para el que no cumpla porque será apenas un primer ensayo, pero servirá para determinar si el mecanismo que se prepara desde hace meses tiene éxito.

Organización
¿Habrá que comprar bolsas especiales?

El subsecretario de Servicios Concesionados, Alejandro Hurtado, aclaró que el sistema de recolección está pensado para que el vecino no tenga que hacer gastos extraordinarios ni cambiar radicalmente su rutina doméstica. Sin embargo, la separación de residuos implicará una nueva organización en la casa.

En principio, se necesitarán dos cestos para diferenciar los desechos húmedos de los secos. No se gastará en más bolsas, pero sí habrá que usar dos en forma simultánea.

En otras ciudades del país con un sistema similar al de Neuquén, se utilizan bolsas verdes para los residuos reciclables y negras para los orgánicos. Hurtado explicó que acá no se exigirá un color determinado, aunque es una opción para el que quiera diferenciar los envoltorios. El precio en el mercado es el mismo para ambas variedades.

Otro tema a tener en cuenta es que los residuos secos, en general, son menos pesados y ocupan más espacio que la basura húmeda, de modo que habrá que guardarlos en un tacho de mayor volumen al habitual. En los supermercados de la ciudad se consiguen recipientes apropiados por entre 120 y 200 pesos. También se pueden usar cajas de cartón como contenedores.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído