Seis represores fueron imputados por una violación

Se trata de ex jefes militares y de la Policía y miembros de Inteligencia por el caso de Dora Seguel.

Pablo Montanaro

montanarop@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Seis ex jefes militares fueron imputados hace unos días por la Cámara Federal de Apelaciones de General Roca por la violación que sufrió Dora Seguel en junio de 1976, quien fue secuestrada a los 16 años del CPEM 6 en Cutral Co durante un operativo llevado a cabo en forma conjunta por fuerzas represivas del Ejército, la Policía de Neuquén y grupos de tareas durante la última dictadura militar.

El tribunal presidido por el juez Ricardo Barreiro responsabilizó como coautores del delito de violación -al que consideraron de lesa humanidad- al ex jefe de Inteligencia del Comando de la VI Brigada de Montaña Oscar Reinhold; al ex jefe de esta unidad Luis Alberto Farías Barrera; a los ex miembros de Inteligencia militar Jorge Di Pasquale, Jorge Molina Ezcurra y Sergio San Martín; y al teniente coronel retirado y ex interventor de la Policía de la provincia de Neuquén Osvaldo Laurella Crippa.

Los jueces señalaron que “no cabe duda de que los ataques sufridos por Dora Seguel se encuadran en el delito de lesa humanidad”. Las expresiones del tribunal echan por tierra las apelaciones expuestas por las defensas de los imputados, quienes argumentaron que la violación fue “un hecho aislado y ajeno a las directivas dentro de la lucha contra la subversión”.

Juan Cruz Goñi, abogado querellante de la Asamblea por los Derechos Humanos (APDH) de Neuquén, destacó que la resolución de la Cámara de General Roca vincula “las violaciones con el plan de exterminio”. “Esta resolución constituye un precedente fundamental porque abre la discusión de la visibilización de la violencia sexual aplicada sobre mujeres y hombres durante la última dictadura militar”, comentó. Y precisó que la violencia sexual “se aplicó como una de las formas de destrucción del detenido”.

Además, el abogado de la APDH señaló que en el centro clandestino de detención La Escuelita que funcionó en el predio del Batallón de Ingenieros 181 y en la delegación de la Policía Federal, se relevaron “más de 15 casos de denuncias de víctimas que señalaron haber percibido o haber oído que otros recibían padecimientos sexuales mientras estaban detenidas en La Escuelita y en la Policía Federal”.

Para un nuevo juicio

La Cámara Federal de Apelaciones de General Roca confirmó el procesamiento de 23 imputados, en perjuicio de 20 víctimas durante la última dictadura militar. Entre los imputados se encuentran miembros del Ejército y de las fuerzas de seguridad por delitos investigados en la causa Álvarez, que comprende secuestros, torturas y violaciones de 23 detenidos en la región que fueron trasladados de Neuquén hasta el centro clandestino de detención La Escuelita de Bahía Blanca, ocho de los cuales continúan desaparecidos, entre los que se encuentran Cecilia Vecchi, Alicia Pifarré, Susana Mujica, Mirta Tronelli, Carlos Schedan, Jorge Asenjo, Carlos Chávez y Arlene Seguel.

Además de los seis represores vinculados al caso de la violación contra Dora Seguel (ver nota central), entre los procesados de la causa figuran Juan José Capella, ex piloto de aviación; los ex miembros de la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires con asiento en Bahía Blanca Norberto Condall, Carlos Taffarel y Jorge Granada; el agente civil de Inteligencia Raúl Guglielminetti; los ex miembros de la Delegación Neuquén de la Policía Federal Jorge Soza, Miguel Cancrini, y los integrantes de la Policía de Río Negro Desiderio Penchulef y Gerónimo Huircain.

Tres preguntas a..

Dora Seguel

Sobreviviente de la dictadura militar

1. ¿Qué significado tiene para usted que se haya considerado la violación como un delito de lesa humanidad?

Desde 2011, en el juicio que se realizaba en Bahía Blanca, vengo denunciando y pidiendo que se juzgue como delito de lesa humanidad a las violaciones. Es muy difícil para las víctimas poder hablar de estos delitos, y que la Cámara Federal de Roca los haya aceptado es un paso sumamente valioso e importante, porque antes figuraban como “tormentos”.

2. ¿Qué opinión le merecen los argumentos de las defensas de los represores que aseguraban que las violaciones eran hechos ajenos que no formaban parte del plan criminal?

Cuando el abogado de la APDH, Juan Cruz Goñi, leyó esa frase expresada por una abogada “mujer” que es defensora de estos asesinos y violadores, no lo podía creer. Ella estuvo presente las dos veces que declaré en Neuquén, no puede decir que ignoraba mi pedido. Puedo asegurar que las violaciones sistemáticas eran parte de este plan criminal. Intentaron callarme, aleccionarme. Quien me violó me decía: “No vas a servir para nada”. Con eso buscaban destruirme como persona.

3. ¿Qué expectativas tiene respecto del juicio del que aún no hay fecha?

Estoy muy optimista en cuanto al futuro del juicio. No será fácil, pero junto a nuestros abogados Juan Cruz Goñi y Carlos Moraña sabemos de lucha. No me amedrenta la abogada con sus dichos. Sé lo que viví y no dejaré de pedir justicia y castigo a los culpables. No es sólo por mí, sino por todos los compañeros y compañeras.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído