Será deseada

La maternidad postergada o no elegida, que parecía una curiosidad de algunos países está más cerca que nunca.

Décadas atrás, la maternidad y paternidad postergadas o hasta no elegidas parecían ser una extraña curiosidad de algunos países desarrollados, en donde la población envejecía en coquetas ciudades con plazas donde no jugaba ningún niño.

Hoy, la decisión de no ser padres se siente más cercana que nunca, gracias a los debates sobre el aborto que pusieron sobre el tapete un concepto que ve a la maternidad como una búsqueda consensuada y no como un paso invariable del destino. Muchas personas, sobre todo mujeres, se esfuerzan por hacer comprender a la sociedad que su decisión no responde al egoísmo sino al fin de un concepto de felicidad asociado a una lista de tareas que hay que cumplir a medida que la vida avanza.

Te puede interesar...

Sin embargo, ni los debates más calurosos lograron hablar de una realidad que aún permanece como un tabú: la de los padres que se arrepienten de tener hijos. Aunque los estudios sobre el tema afirman que son muy pocos los que experimentan (o admiten) esta sensación, existe un grupo de Facebook, I Regret Having Children, que agrupa a 12 mil personas y reúne crudos relatos del arrepentimiento.

La página se volvió un espacio de contención para un sentimiento inconfesable. La mayoría, escribe sobre sus rutinas abrumadoras y asegura que las desventajas de la llegada de los niños superan los momentos de alegría. En todos los relatos aparece el amor hacia las personas que engendraron y la culpa que los atraviesa por desear que no hubieran llegado al mundo.

El verdadero desafío está en dejar de juzgar y entender que esos testimonios confirman la necesidad de ver a la maternidad o paternidad desde el deseo y no desde un deber impuesto. Concebir hijos es una opción válida, hasta admirable, pero no la única para una vida plena.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído