Sorpresa para todos y todas

Con un poco de sorna y mascullando escepticismo, un colega que ayer votó por Daniel Scioli y por "el proyecto" sentenció: "Ha nacido un nuevo líder de masas... finas".

Se refería a Mauricio Macri, claro, el eterno ganador del Barrio Norte porteño. Pero resulta que el crédito de la "gente bien" se imponía en buena parte del país. También en la provincia de Buenos Aires y, desde luego, en una importante franja de la geografía del conurbano bonaerense, tradicionalmente peronista.

Macri sorprendió a todos. Al cierre de esta edición, peleaba cabeza a cabeza con el candidato de Cristina
por algo así como un punto, aunque no era definitiva la cifra. Scioli comenzó a recortar los números de Macri pasada la medianoche. Pero María Eugenia Vidal le ganaba a Aníbal Fernández, el candidato verboadicto que ayer se llamó a silencio, por casi 5 puntos.

La apuesta por Macri y Vidal (cuya increíble elección empujó hacia arriba los números de Macri) y la victoria sobre el oficialismo permitieron al frente Cambiemos imponerse en muchísimas comunas de la provincia de Buenos Aires, tal vez un poco más que en la mitad de su territorio. El triunfo de Gerardo Morales en las tierras blindadas de Milagro Sala, la brillante elección en Córdoba y en Entre Ríos, la buena performance en Santa Fe y Mendoza, todo contribuyó a la desmesura de lo inesperado. La exasperante demora para dar a conocer los datos oficiales convirtió a la de ayer en una jornada de sobreentendidos. Scioli salió a hablar y, sin reconocer la eventualidad de la segunda vuelta -ni de una posible derrota-, volvió al ataque con un discurso de campaña. Y Macri salió a festejar lo seguro: que por primera vez en la Argentina habrá ballotage para presidente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído