Star Wars, cada vez más cercana a la realidad

La NASA reveló las similitudes entre la saga y la exploración espacial real.

Washington.- La ciencia ficción ha predicho e incluso inspirado los mayores descubrimientos científicos de la historia. El ejemplo más reciente fue la última película del director Ridley Scott, El marciano, que planteó la existencia de agua en Marte, algo que pocos días después fue confirmado por la agencia espacial estadounidense.

Ahora, con motivo del estreno de Star Wars: el despertar de la fuerza, la séptima entrega de la exitosa saga creada por George Lucas, la NASA ha querido mostrar las semejanzas entre el imaginario del galáctico film y el universo real de la exploración espacial.

Aunque la película está ambientada en una galaxia ficticia, hay personajes, tecnología y escenarios que aparecen en la ficción que tienen un sorprendente parecido con la realidad.

El astronauta Kjell Lindgren, que hace poco regresó a la Tierra, descubrió, por ejemplo, el sorprendente parecido de la cúpula de la Estación Espacial Internacional (ISS, en inglés) con la cabina de mando de un caza estelar TIE, esas máquinas de guerra letales que en la película son las encargadas de escoltar a los oficiales imperiales.

Pero los parecidos no están sólo en la apariencia, sino que son ingeniería real. Actualmente, la NASA utiliza motores iónicos como los que tienen estas naves escolta.

Además, entre todos los robots de la agencia espacial que exploran el Sistema Solar, el Robonaut 2 es el más parecido al R2-D2 para los fans de Star Wars. Este robot se encarga de las tareas potencialmente peligrosas para los humanos, al igual que el famoso androide del film.

En la ISS también hay un "androide" volador inspirado directamente en la escena en la que Luke Skywalker aprende a manejar el sable láser en el Halcón Milenario.

Y no sólo se trata de tecnología. Hay escenarios reales captados por telescopios de naves espaciales que parecen sacados directamente del universo Star Wars. Por ejemplo, una de las lunas de Saturno, Mimas, se parece mucho a la Estrella de la Muerte. Es el cráter Herschel lo que hace que el satélite tenga esa semejanza con la estación Imperial.

La coincidencia más asombrosa la descubrió recientemente la misión Kepler. Se trata de un planeta con dos soles, como el ficticio Tatooine, donde Luke Skywalker observaba el doble atardecer.

El descubrimiento de Kepler-16b, como se bautizó al planeta, supuso un hito, ya que, según el investigador William Borucki, esto significa que las oportunidades para la vida son mucho mayores que en los planetas con una única estrella.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído