Tarifazo al gas. El nuevo tope tendrá que esperar

El Gobierno apeló los fallos adversos. La Corte Suprema de Justicia pidió que explique los precios y definirá después de la feria. Aranguren aseguró que no habrá más aumentos en lo que resta del año. El flamante esquema, por ahora, está en suspenso.

En busca de neutralizar el descontento social que provocó el tarifazo al gas y lograr que la Justicia no tire por la borda sus planes, el gobierno nacional volvió a ceder terreno. Sin embargo, si no logra dar por tierra con el fallo de la semana pasada de la Cámara Federal de La Plata, la suba podría quedar retrasada hasta que se realice la audiencia pública y la Revisión Tarifaria Integral, la cual podría demorar varios meses hasta entrar en vigencia y no será de aplicación retroactiva. De esa forma, los consumos de invierno se pagarían al mismo valor que el año pasado.

A raíz del último cambio, el tope del 400 y 500 por ciento se puso sobre el total de la factura. Antes se había aplicado sobre el cuadro tarifario vigente, sin tener en cuenta que 2015 fue un año de temperaturas más altas, con lo cual los usuarios habían reducido sus consumos y recibido descuentos por esa razón. Este año se registra más frío, por ende se consume más gas, lo cual combinado con el tarifazo generó facturas por montos exorbitantes, extremadamente altos para los salarios promedios.

“En el 2015 tuvimos un otoño muy cálido, por eso los consumidores de alto nivel de consumo, R34, entraron en un programa de ahorro que la administración anterior había implementado en el año 2014, por lo tanto es la gran cantidad de facturas que aparecieron con saltos que multiplican hasta 11 veces el importe”, justificó ayer el ministro de Energía, Juan José Aranguren.

20% El Gobierno dispuso descuentos de hasta 20 por ciento en la tarifa eléctrica para pymes industriales. Se trata de beneficios sobre los precios estacionales de referencia de la energía en el mercado mayorista para pequeñas y medianas empresas de un conjunto de actividades industriales, por un período de ocho meses ara que puedan absorber las subas.

Sin embargo, el nuevo cambio del gobierno encierra otra complejidad para el Estado. Como el tope se fijó sobre la factura, por más que el usuario incremente el consumo, lo que pagará tendrá un techo. Es decir, que si pagó 100 pesos el año pasado, ahora abonará 500 pesos, por más que multiplique el gasto por diez. Se trata nada menos que un desincentivo al ahorro, cuestión sobre la que ha machacado en cuanta oportunidad tuvo en los últimos días el presidente Mauricio Macri.

Aranguren anunció que su cartera emitirá una resolución que confirma el aumento de la factura del gas con un tope del 400%, indicó que hasta fin de año no habrá nuevos incrementos, y sobre su situación personal, dijo que nunca pensó en renunciar.

Ayer Nación apeló el fallo de la Cámara Federal de La Plata que decidió retrotraer el cuadro tarifario vigente al 31 de marzo. Además, la Corte Suprema de Justicia decidió dejar en pie las resoluciones judiciales y le dio al Gobierno un plazo de 10 días para que informe “los parámetros tenidos en cuenta para arribar a los aumentos de precios”. Por lo tanto, la suba seguirá frenada hasta luego de la feria judicial, en agosto, cuando el máximo tribunal se expida.

En la cuerda floja

Aranguren hoy en día es el ministro más cuestionado de la administración macrista. Sin embargo, se mostró firme. “Las renuncias no se evalúan, se producen, si tuvieran que ocurrir. A mí me designa Macri y es el que define si sirvo o no para la aplicación de la política energética del gobierno que quiere llevar adelante”, dijo.

“En ningún momento durante estas semanas o en estos siete meses que estamos en el Gobierno he pensado siquiera en esa posibilidad”, remarcó al ser consultado sobre si había evaluado apartarse de su cargo.

Al dirigirse a los consumidores, el ministro sostuvo que “la recomendación es que aquel que ya pagó, que espere la recepción de la próxima factura que ahí se le va a acreditar lo que haya pagado de más por encima del tope. Esta decisión es retroactiva al momento en que se implementó el nuevo cuadro tarifario, es decir el primero de abril de este año”.

El funcionario indicó que hay 1,5 millón de familias con tarifa social que recibe el gas gratis, porque sólo paga el transporte y la distribución.

Y señaló que “en el caso particular de que haya un consumidor de alto poder adquisitivo o de gran consumo que no pueda pagar la tarifa aún con el tope del 400%, están habilitados los mecanismos en el Enargas para atender las circunstancias particulares de cada hogar que esté en esa situación”.

El ministro explicó que “el esquema de tarifas tendrá un cierre de ciclo cuando se implemente la revisión tarifaria integral. En la resolución original habíamos dicho que esa revisión debía efectuarse dentro del año de emitida la resolución, es decir antes de marzo del 2017, y en la resolución estamos adelantando la revisión tarifaria integral para el último trimestre de este año, y estamos proponiendo que esa revisión tarifaria y la audiencia pública informativa sobre los cuadros tarifarios se haga en octubre”.

Aranguren señaló que con la nueva tarifa se cubrirá el 70 por ciento del costo del gas. En ningún momento se consideró dar marcha atrás con la suba en boca de pozo que reciben las empresas petroleras, que fue duplicado a principios de año.

Consultado sobre la posibilidad de suspender los aumentos, el ministro dijo que es una propuesta “inviable”, y agregó que “en la última década se suspendieron los aumentos y la consecuencia de habernos apartado del mundo, de no reconocer los costos de producción, nos llevaron a que hoy importemos un tercio del gas que consumimos”.

Sin embargo, asociaciones de defensa al consumidor de todo el país aunaron un reclamo para que se llame a una audiencia pública donde se debatan las tarifas y se termine de una vez con la judicialización del tema.

“En consecuencia, no habiéndose dado cumplimiento a tal requisito, exigimos que se garantice la normativa con una citación inmediata que permita la participación de usuarios y consumidores y los representantes de la sociedad civil, para darle certidumbre y transparencia a una política que está generando zozobra en las familias argentinas”, señalaron.

Por su parte, el presidente del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, ratificó que su bancada pedirá una sesión especial para discutir un proyecto de ley destinado a “retrotraer” los aumentos de las tarifas de gas y electricidad porque el pueblo no puede pagarlas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído