Tarifazo. Un anuncio que no apacigua los reclamos

Gusto a poco. El retroceso de Nación no convenció a los gobernadores. Las pymes y comercios aseguran que el pago en cuotas no soluciona su problema.

La marcha atrás que dio el gobierno nacional con el tarifazo al gas no calmó las aguas en la Patagonia. Políticos, empresarios y comerciantes siguen disconformes.

La llegada de las primeras boletas de Camuzzi a la zona cordillerana, con subas de hasta un 2000 por ciento, produjo una lluvia de acciones judiciales y protestas callejeras, que derivó en la cumbre del lunes entre los gobernadores y los ministros de Energía, Juan José Aranguren, y del Interior, Rogelio Frigerio.

Se anunció que los aumentos a los usuarios residenciales tendrán un tope del 400% para morigerar el impacto social en una región de alto consumo de gas por las bajas temperaturas. Aunque habrá tarifazo a fin de cuentas.

Los usuarios residenciales que ya hayan pagado la factura con aumentos superiores al 400% tendrán a su favor una nota de crédito por el excedente, que será aplicado en la próxima boleta. En caso de no haberla abonado, las empresas distribuidoras les enviarán los nuevos valores con vencimiento diferido, sin riesgo a sufrir cortes en el suministro.

El Enargas deberá calcular las nuevas tarifas, que se aplicarán de acuerdo con el viejo cuadro tarifario que rigió hasta el 1º de abril de este año. Sobre esa base se aplicará el 400% de suba. La diferencia entre ese precio y el cuadro tarifario que rige en la actualidad la pagará el Tesoro Nacional a las compañías productoras de gas. Según informó El Inversor Online, ese subsidio entrará dentro del esquema del Plan Gas, creado para estimular una mayor producción. Con lo cual, ahora Nación también subsidiará a las petroleras por el "gas viejo".

Ayer Frigerio indicó que los aumentos de las tarifas fueron provocadas por la suba del precio del gas en boca de pozo. "Para una provincia como Neuquén, productoras de gas, la única solución de sostener el empleo y la inversión en este sector es aumentando el valor de boca de pozo del gas. Tenemos que conciliar esta necesidad de una provincia productora de gas con la necesidad de que los usuarios puedan pagar las tarifas. Es muy compleja la situación", dijo.

Nación propuso que la suba sea del 400% para los hogares patagónicos.

Sin embargo, Nación duplicó el valor del gas en boca de pozo -al llevarlo a 5,20 dólares el millón de BTU- sin poner ningún tipo de condiciones a las compañías, como incrementar las inversiones. A la vez mantiene el Plan Gas, que paga 7,50 dólares el millón de BTU a la producción nueva. Es decir que las petroleras mantienen el precio estímulo cuando inyectan más gas al sistema, a la vez que duplicaron sus ingresos por el gas que extraen de los viejos yacimientos sin poner un peso extra.

Rechazo pyme

Pero de las medidas anunciadas el lunes, la que no termina de cuajar es la dirigida a las pymes y comercios. Las subas de entre el 1000 y 1500 por ciento de la taifa del gas se mantendrá, pero se les permitirá abonar la mitad ahora y el otro 50% en dos cuotas iguales, pagaderas entre octubre de 2016-marzo de 2017 y octubre de 2017-marzo de 2018. El sector turístico neuquino ya rechazó la medida y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) advirtió que los anuncios del Gobierno para compensar "los agresivos incrementos" en las tarifas de gas aplicados a las pymes "se valoran por la intención, pero no resuelven el gravísimo problema generado en el sector".

CAME explicó que "en la región patagónica, por ejemplo, 7 de cada 10 pymes recibieron sus nuevas boletas con subas de entre 1000% y 2000%". Para la cámara este sistema tiene al menos dos problemas: "El primero es que no se tiene en cuenta que en la mayoría de las industrias y comercios el uso del gas no es estacional, se consume casi por igual todo el año. Con esto, la financiación del 50% genera un problema hacia adelante, porque a partir de octubre deberán pagar boletas más abultadas".

Pero además, en segundo lugar, CAME alertó que "para empresas que recibieron ajustes de 800%, 1000% o 2000% en el gas, aunque se pague el 50% del aumento ahora, sigue siendo excesivo para un momento donde se frenaron las ventas, donde los costos de producción siguen subiendo y donde ya hay muchas empresas que se han visto obligadas a bajar sus precios aun a pérdida para sostener sus clientes".

Desde la confederación que agrupa a medianas empresas indicaron que "ningún empresario duda sobre la necesidad de ir reacomodando los cuadros tarifarios y desarmando los esquemas de subsidios. Lo que está en discusión es la gradualidad y el momento. La coyuntura actual pone un límite muy claro: la actividad económica está en recesión, miles de empresas del país pelean por su supervivencia, y es el peor momento para hacer una suba brusca como la que se implementó".
Gobernadores en contra

El gobernador del Chubut, Mario Das Neves, rechazó el tope del 400% de aumento en la tarifa residencial del gas por entender que el Gobierno nacional actuó de manera "poco seria" para fijar ese porcentaje.

"En un momento, ellos se retiraron durante diez minutos y cuando volvieron, dijeron que bajaban el incremento en las tarifas de gas a 400% para residenciales. Obviamente les dije que no estaba de acuerdo, ya que bajar de un 1800% a 400% era un reconocimiento de la improvisación que adoptaron al subir las tarifas", comentó sobre la reunión del lunes.

A su criterio, la postura de los funcionarios nacionales "pareció como esas ofertas de fin de temporada. Nos pareció poco serio y logramos que la semana que viene volvamos a mantener un encuentro".

Además apuntó contra Frigerio, al indicar que "para ser funcionario nacional hay que conocer la Argentina, no se pueden tomar decisiones detrás de un escritorio. Queremos ser consultados cuando tomen alguna medida que nos afecte, sobre todo porque no conocen nuestra realidad".
Mientras que el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, también se mostró en contra de los anuncios de Nación y analiza ir a la Justicia.

Weretilneck contó que los gobernadores propusieron reducir las tarifas hasta septiembre y que el nuevo cuadro de precios del gas comience a regir cuando suban las temperaturas, pero la respuesta del Gobierno fue negativa.

"No se puede pagar un aumento del 400 por ciento en el gas. Y un comercio o la industria no puede afrontar un alza del 1200 o 1400 por ciento", dijo el gobernador.

Indicó que los hoteles que pagaban 8000 pesos de gas por mes ahora tienen que pagar 60.000 pesos, por lo cual deberían trasladar a sus precios y atentarían contra la demanda de turistas, que terminarían en Salta, Mendoza, Misiones o Brasil.

Mientras tanto, Frigerio, quien la semana pasada protagonizó los titulares al asegurar que "en la Patagonia la gente anda en remera porque el servicio del gas es gratis", ayer pidió a los argentinos que realicen "un esfuerzo grande" y paguen el tarifazo. Mientras tanto, proliferan las acciones judiciales en toda la región. Ayer la Defensoría del Pueblo de Río Negro presentó medidas cautelares en los tres juzgados federales de la provincia. Y mañana la CTA y ATE anunciarán acciones políticas y judiciales contra la fuerte suba del gas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído