Tuvo un bebé con su hija y están presos por incesto

La chica había sido dada en adopción y se reencontraron en 2016.

Estados Unidos. El caso rápidamente trascendió las fronteras del estado de Carolina del Norte y sacudió a todo Estados Unidos. Un hombre, llamado Steven Pladl y de 42 años, fue detenido junto a una mujer, Katie Pladl, de menos de la mitad de su edad (20 años), que es la madre de su bebé de cinco meses, y lo verdaderamente escandaloso: también es su hija. Sí: padre e hija tuvieron un romance y fruto de ese vínculo nació un bebé que es hijo de ambos, pero también es nieto de él y hermano de ella.

Debido a esa ilegal relación de incesto, las autoridades del estado los detuvieron el 27 de enero y fueron trasladados al Centro de Detencióni del Condado de Wake. Además del delito de incesto, se los acusa por adulterio y contribuir a la delincuencia, que pueden llevarlos a tener que cumplir una condena de 10 años de cárcel. La corte de Virginia por ahora les fijó una fianza de un millón de dólares por cada uno y dejó al bebé en custodia social. El caso, claro, horrorizó e indignó a la opinión pública norteamericana, que todavía no sale de su asombro por las noticias que siguen surgiendo alrededor de este tremendo episodio. Es que como si fuera poco, Steven obligó a su hija (y pareja) a actuar como madrastra de las hijas que tuvo con su ex esposa que no son otras que las hermanas de Katie.

La historia dice que Pladl y su esposa dieron hace casi dos décadas a Katie en adopción. En los últimos años, y a través de las redes sociales, ella logró localizarlos. Fue en 2016 y ahí, además de conocer a sus hermanas, comenzaron una relación de padre e hija, aunque con el correr de los meses se fue convirtiendo en algo más complejo y que derivó en la crisis matrimonial entre Steven y su esposa, quien abandonó el hogar, dejando al hombre con sus tres hijas. Pero luego de solicitar y conseguir el divorcio, denunció esta siniestra historia sentimental, cuyo embarazo y posterior nacimiento del bebé la convirtió en abuela por más que ella no quiera saber nada con esa relación ni mucho menos con los padres del pequeño.

Steven y Katie, en tanto, prosiguieron con su relación de pareja como si nada. Y como las dos hijas menores de Steven habían sido abandonadas por su madre, consideró que la mejor opción para ellas era que Katie fuese más que una hermana, una madre. Todo un trastorno, sin contar que el recién nacido es para las dos hijas del hombre su hermano por parte de padre y su sobrino por parte de madre.

“La relación carnal entre parientes, conocida como incesto, es un delito penal en el Estado de Virginia y de comprobarse debe ser penado con prisión de hasta 10 años”.Patricia Spann,.Fiscal a cargo de la instrucción de la causa.

Una relación que se volvió enfermiza

La ex de Steven tomó la decisión de denunciar el hecho a la Justicia norteamericana cuando comprobó que la relación de su hija mayor con sus dos hijas menores se volvió enfermiza, en especial cuando Pladl quiso reemplazar a su ex esposa pidiéndoles a las menores que llamaran “mamá” a su hermana. Y mucho más cuando se enteró de que la pareja había decidido casarse, convirtiendo definitivamente a todo este conflicto en una historia macabra que promete tener un final crudo y triste, con cárcel para los adultos y la desolación total para dos niñas y un bebé.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído