Un aniversario con amargura

Los vecinos de Chos Malal hicieron de todo para evitar que la capital fuera trasladada a la zona de la Confluencia.

Ayer se cumplieron 114 años de uno de los aniversarios más tristes que tuvo la comunidad de Chos Malal. Si bien siempre el cumpleaños de un pueblo es motivo de celebración por parte de sus habitantes, en 1904, los sentimientos eran de bronca y amargura por una situación muy especial. Luego de 17 años, Chos Malal dejaba de ser la capital del territorio neuquino ya que la sede de gobierno sería trasladada a la zona de la Confluencia.

Comerciantes y vecinos de esa localidad del norte hicieron lo imposible para frenar esa decisión que había tomado el gobierno nacional. Aseguraban -con justa razón- que aquel pueblo que había sido fundado y que estaba en franco crecimiento se vería perjudicado y que ese crecimiento y proyección que tenía quedarían finalmente en la nada.

Hubo misivas a las autoridades nacionales para pedir que revieran aquel injusto traslado de la capital. Inclusive hubo una fuerte campaña impulsada por los chosmalenses en los medios de comunicación de Buenos Aires para tratar de evitar algo que finalmente sería inevitable.

Aseguraban -sin exagerar- que la zona de la Confluencia donde querían instalar la nueva capital era en realidad un desierto que no tenía agua y cuyas tierras no servían para nada más que cultivar yuyos.

Ninguna de las “movidas” de los chosmalenses prosperó y finalmente al mes siguiente el gobernador Bouquet Roldán fundó la capital en Neuquén.

¿Qué habría pasado si les hubieran dado la razón a los norteños y la capital se hubiera quedado en Chos Malal? ¿Cuál habría sido el destino y el posterior crecimiento del caserío de la Confluencia? Vale la pena hacerse estas preguntas y contestarlas con la imaginación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído