Un lugar para la ciencia en Vaca Muerta

Investigación y desarrollo. El crecimiento de los no convencionales también plantea el desafío de integrar a la comunidad científica como una opción para optimizar el desarrollo de la cuenca neuquina.

POR FERNANDO CASTRO - fcastro@lmneuquen.com.ar

Vaca Muerta es parte de la avanzada tecnológica del país. El shale, esa carrera impensada con final feliz que fue directo al origen de la generación de petróleo, fue posible por la desmesura de los adelantos tecnológicos. En el medio, hubo miles de millones en inversión, pasaron décadas y cambió el paradigma de conocimiento. Es lo que, en parte, permite que un pozo de perforación utilice la tecnología que a través de un satélite le posibilite a un directivo ver cómo va una operación desde la computadora de su oficina.

La formación shale neuquina impone un creciente número de desafíos. En algún punto, casi todos están entrelazados. La generación de valor, la resistencia y capacidad de transporte de un ducto, el tipo de arena, un software que hace ahorrar millones de dólares, la inteligencia artificial y cómo se hace para responder a fenómenos de índole social y cultural como las nuevas migraciones, tienen un denominador común en el conocimiento. Cada tema implica una instancia de resolución. Requiere de gente que sepa. Y de saber aplicar ese conocimiento.

Por fuera de cómo se hace para salir con gas natural licuado (GNL) al resto del mundo, hay un debate creciente que comienza a tomar forma en Neuquén: ¿cuál será el lugar de las universidades, los investigadores, en el desarrollo de la formación que lleva implícita la posibilidad de cambiar la economía del país? ¿Cómo pueden contribuir y desde qué lugar?

“Tenemos un gran desafío por delante. Cómo podemos aprovechar el talento para poder volcarlo. Argentina tiene casos exitosos. Empresas como Invap marcan un posible camino a seguir en este vínculo entre la comunidad científica y el desarrollo estratégico para el país”, sostiene Ana Pechen, profesora consulta de la facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Comahue (Unco).

En buena medida, el principal rol de las universidades pasa por el gran aporte en recurso humano: en un puñado de años, carreras como Ingeniería y Geología quedaron desbordadas. El salto de calidad pasa por cómo ese conocimiento también permite optimizar el sector que moviliza la economía de la provincia a un ritmo de 5000 millones de dólares por año en promedio.

“Hoy caminás por Loma Campana, Fortín de Piedra, y si hay algo que no vemos es un rol protagónico de la universidad. Sí muchos recursos humanos que son cruciales para el desarrollo de Vaca Muerta. ¿Cómo se da vuelta esa ecuación? Yo no creo que un polo tecnológico que concentre el conocimiento es la respuesta. Me gusta pensar más en un ecosistema de innovación. De un Estado que establezca objetivos y direcciones claras, y que promueva la articulación entre todos los actores de la industria, y una disponibilidad del conocimiento menos asimétrica”, sostuvo Sebastián González, el jefe de Gabinete de ministros, que hasta hace meses estuvo a cargo del Copade, el organismo provincial de las políticas públicas de Neuquén.

En la industria shale argentina, la referencia, en un contexto en el que el grueso de las operadoras importan métodos y tecnología de sus empresas madre (Estados Unidos y Canadá), es la de Y-TEC, a cargo de YPF en un 51% y en un 49% del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

Este organismo recibe unos 30 millones de dólares anuales para innovar en todos los sectores que componen a la empresa nacionalizada. Su gerente es Santiago Sacerdote: “Hoy la ciencia se crea en equipos. No hay recetas: nosotros hemos creado una empresa para innovar. Pero al mismo tiempo, la investigación hoy trasciende el hecho de que esto se concentre o esté en un determinado lugar. Pero sin duda que la comunidad científica, los investigadores, podemos crear un ecosistema tecnológico que ya da resultados, como lo demostramos desde Y-TEC, y que puede seguir haciéndolo en los próximos años”, comentó en diálogo con +e (ver aparte).

En Estados Unidos, la cuna del shale, las universidades cumplieron un rol central. Casos como la Universidad de Texas dan cuenta de lo que sucedió, con programas de intercambio interinstitucional que la vinculan a 20 empresas con ingerencia en el sector petrolero.

“Sin dudas que el Estado tiene un rol central como articulador. La universidad también necesita un rol más activo y, por supuesto, hacerles entender a las empresas que esto es un beneficio mutuo y que muchas veces la respuesta que consideran que tienen a miles de kilometros de distancia está a la vuelta de la esquina”, expresó Pechen, que forma parte del Centro de Investigaciones en Toxicología Ambiental (CITAC), un organismo que ya teje vínculos con la industria shale, como el reciente acuerdo que acaba de rubricar con Vista Oil&Gas para asesorar en el tratamiento de residuos en las áreas de la petrolera que opera en Bajada del Palo Oeste.

ANA-PECHEN-SEBASTIÁN-GONZÁLEZ.jpg

--> Y-TEC, la pata I+D de YPF y el Conicet

Y-TEC es el brazo de investigación de tecnología para el desarrollo que creó YPF con el Conicet en 2013. “Nuestra investigación tiene un valor estratégico o no lo tiene”. Así define parte de los objetivos de la empresa radicada en La Plata, Santiago Sacerdote, el gerente de esta compañía que ya cuenta en su haber con unas 26 patentes que se utilizan en la cadena de valor petrolera y en otras industrias.

Esta compañía es parte de la cadena de logros que hacen, por caso, bajar costos en Loma Campana, a partir de un entendimiento mucho más profundo “de la roca”, con la irrupción de “nuevas tecnologías” que permiten modelos de producción que terminan siendo determinantes.

“YPF es nuestro cliente principal. Pero no funcionamos a partir de un problema. Por ejemplo, nos tomamos cuatro meses para hacer una investigación, y si vemos que hay una oportunidad disruptiva, de generar valor ahí donde todavía no lo hay, la seguimos. Es el tipo de resultados de avanzada que estamos interesados en dar y es parte central de los motivos por los cuales Y-TEC fue creada”, afirmó Sacerdote en diálogo con +e .

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario