Un trabajo distinto en medio de la pandemia

Cómo asisten a parajes del interior neuquino los operarios del EPEN.

Por Mario Cippitelli - cippitellim@lmneuquen.com.ar

Los trabajos durante la cuarentena por el coronavirus son tan variados como extremos. Están aquellas personas que en la comodidad de sus hogares instalan una oficina y se comunican a través de internet, otros que tienen que salir todos los días para abrir sus comercios o ganarse la vida en la calle y también esos que tienen que recorrer grandes distancias a lo largo de la provincia, visitando pueblos y parajes y llevando sus servicios. Estos últimos trabajos son los menos conocidos, los más anónimos tal vez, pero encierran un enorme sacrificio. Son siempre dificultosos en tiempos normales. Y en épocas de pandemia, todavía más riesgosos.

Te puede interesar...

Juan Tesoniero y Matías Flores lo saben. Ambos son trabajadores del Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN) que tienen a cargo el mantenimiento de los paneles solares que abastecen de electricidad a remotos parajes del interior de la provincia.

Hace tres días regresaron de una gira que realizaron por el norte para llegar hasta Cochico, un pueblito ubicado en cercanías del nacimiento del río Barrancas, que alberga a un centenar de pobladores.

Se trata de un paraje apenas conocido. Solo la historia recuerda a esa región por un hecho trágico ocurrido en 1914 cuando el dique natural que tenía la laguna Carri Lauquen –cercana al lugar- colapsó y arrasó con todo a su paso. Fue una catástrofe natural que todavía está en la memoria de los descendientes de los pioneros que habitaron la zona desde tiempos remotos.

p10-f02-nqn(SCE_ID=425525).jpg

Para llegar hasta Cochico hay que transitar por caminos de ripio y de cornisas, cruzando arroyos, que no siempre están accesibles, y utilizando animales cuando los caminos se desdibujan en las montañas y en los cerros.

"Cuando llegamos a los puntos de encuentro con los pobladores rurales, de ahí salimos caminando o a caballo hasta los puestos", explica Juan. Y dice que afortunadamente el clima los acompañó. De hecho, el viaje se realizó casi de urgencia, antes de que llegaran las nevadas de la época que impiden el ingreso porque esos lugares quedan prácticamente aislados y en soledad por el rigor del clima.

El trabajo de los operarios del EPEN fue reforzado con la asistencia de dos personas. En Cochico los esperaba Tadeo Lagos, un hombre que atiende la central hidráulica que hay en el lugar, y su hermano Pedro, quien también los acompañó para recorrer las viviendas y los puestos.

En cada rincón de la zona, los trabajadores hicieron el mantenimiento de los paneles fotovoltaicos que les permiten a cientos de pobladores tener energía eléctrica, ya que en esos parajes no hay tendidos de redes. "Por lo general, el trabajo consiste en reemplazar las baterías cuando llegan al final de su vida útil o cambiar algún repuesto del tablero para poder garantizar la luz en el lugar", explica. Dice que en todo el territorio provincial ya son alrededor de 2500 usuarios de este servicio. El objetivo es ir sumando cada vez más.

p10-f01-nqn(SCE_ID=425524).jpg

Juan reconoce que el trabajo no es sencillo porque no siempre tienen la oportunidad de hospedarse en un hotel o de comer en un restaurante. En este caso, los dos trabajadores pararon en la escuela del pueblo, aprovechando que no estaba funcionando por el tema de la pandemia. Dice que a veces duermen en los edificios de las comisiones de fomento que les hacen un lugar para que puedan descansar. En los lugares más urbanizados, el EPEN cuenta con convenios con hospedajes para que el trabajo sea más cómodo. No fue este el caso.

También el trabajo cotidiano en cada recorrida es complicado. En esta última gira pincharon las ruedas dos veces, pero afortunadamente recibieron el apoyo de los lugareños. "La gente de la comisión nos prestó un auxilio de una Toyota que tenían que por suerte anduvo, sino todavía estábamos ahí", comenta entre risas. El arreglo de los neumáticos se hizo en el pueblo; el recambio de los auxilios, a mitad de camino para que pudieran seguir viaje.

Pero estos incidentes tan frecuentes no son dolores de cabeza cuando el trabajo se hace con ganas. "Soy técnico superior en energías renovables. Poder usar la pasión que tengo por la energía solar para ayudar a la gente es muy gratificante para mí", reconoce.

También dice que en esos lugares escondidos en la geografía neuquina es reconfortante poder relacionarse con los pobladores que muestran siempre una hospitalidad conmovedora. "Tienen tanto agradecimiento…. Uno les explica que es el trabajo que tenemos que hacer, pero ellos se sienten muy agradecidos", asegura Juan.

p10-f04-nqn(SCE_ID=425527).jpg

En esta oportunidad, la pandemia obligó a mantener las distancias sociales. No hubo mates, tortas fritas o asado para compartir, un gusto que siempre se dan mientras recorren los puestos y visitan a las familias. Tampoco apretones de manos ni abrazos; solo saludos desde lejos y con barbijo, como manda el protocolo.

En Cochico no hay casos de coronavirus, pero la población se mantiene aislada de manera preventiva porque hay veranadores que tienen los puestos cerca de Chile y es inevitable el contacto con los pobladores rurales de ese país. Algunos que volvieron recientemente tuvieron que guardarse algunos días, pero todo salió bien.

Después de la gira por el norte, Juan y Matías descansan ahora con sus familias en Neuquén, cumpliendo la cuarentena, pero con más comodidad.

Hoy disfrutan los días lindos que todavía regala el otoño en la gran ciudad, pero saben que esa pausa no durará demasiado.

Antes de que llegue el invierno habrá otras aventuras que emprender, caminos de ripio para transitar, paisajes de ensueño para admirar y encuentros cálidos con personas que esperan ansiosas su ayuda y su servicio.

Los dos son conscientes de que deberán sortear nuevos desafíos, pero no es algo que les preocupe. Saben que no todos tienen la suerte de salir del encierro de la cuarentena para ganarse la vida recorriendo la provincia y ayudando a la gente de una manera tan gratificante.

LEÉ MÁS

El segundo pago del IFE recién sería en el mes de junio

Se habilitaron más de 450 obras privadas en la ciudad

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído