Un veganismo responsable

Ya sea una moda o un cambio de vida, el veganismo crece a pasos agigantados.

Con casi dos millones de seguidores en las redes sociales, la influencer Yovana Mendoza se había convertido en una gurú de las dietas crudiveganas y había conformado un pequeño imperio basado en contratos publicitarios y libros de recetas. Pero un sencillo video casero de otra amiga youtuber marcó el descenso de su breve carrera: en la filmación, millones de usuarios vieron que el ícono del crudiveganismo comía pescado.

Destapado el escándalo, la influencer conocida como Rawvana explicó que los cambios en su dieta se debían a las recomendaciones de los médicos para combatir sus crecientes problemas de salud. Más tarde, otros influencers de ese rubro salieron de sus armarios para anunciar que también comían carne, huevo y pescado a pesar de que promocionaban una dieta basada en plantas.

Te puede interesar...

Mientras los científicos aún debaten sobre cuán saludable es la dieta vegana por sobre otras opciones como la vegetariana o la que incluye pequeñas dosis de carne y pescado, muchos usuarios se sintieron estafados por seguir consejos de dietas extremas que, en realidad, causaban perjuicios en la salud.

El veganismo, mientras tanto, crece a pasos agigantados y llama a una pregunta: ¿Cuántos realizan un cambio de vida responsable y verdadero y cuántos se suman a las tendencias por pura apariencia, descuidando su propia salud?

Si bien es positivo que cada vez más personas se preocupen por la calidad de su alimentación y busquen informarse sobre otras alternativas más amigables con el medioambiente, el crecimiento acelerado del veganismo fomentó algunas prácticas irresponsables. En ese marco, es importante recordar que los youtubers no son médicos y que los que deseen modificar sus hábitos alimenticios deberían asesorarse con profesionales capacitados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído