Una dirigente barrial contraatacó a sus denunciantes

Verónica Correa, líder de la toma de Ruca Antu, había sido acusada de estafa por algunos vecinos.

NEUQUÉN
La dirigente barrial del asentamiento Ruca Antu del barrio Parque Industrial, Verónica Correa, no sólo se defendió de las acusaciones por estafa vertidas en su contra por parte de un grupo de vecinos, sino que acusó a algunos de ellos de tener más de una propiedad en otro sector de la ciudad.

El pasado martes, un grupo de vecinos de la toma Ruca Auca reclamó sobre la calle Trabajadores Industriales por la regularización de sus tierras, con el fin de acceder a los servicios, al tiempo que denunciaron públicamente a Verónica Correa por supuesta estafa.

"Muchos de los que me acusan fueron traídos de otros barrios, desconocen todo lo que he hecho por todos los vecinos. Janet Carrillo (una de las denunciantes) tiene otro terreno en la toma El Tanque, incluso con casa de material", señaló Correa.

La activista negó que haya cobrado arbitrariamente unos 2500 pesos para colgarse de la electricidad y una cifra similar para engancharse a la conexión clandestina de agua. "Tengo boletas de los gastos por la compra de caños y de cables que se necesitaron para que las familias tengan luz y agua. A mí no me los regalan, para conectarse dependía de los metros de cable y caños hacia el punto de conexión", sostuvo.

Correa aseguró que hace dos meses radicó en la comisaría de Parque Industrial una denuncia contra Carrillo por haberla amenazado y escrachado en su propia vivienda. Dijo que temía por la seguridad de sus hijos y por el grado de violencia de personas ajenas al barrio traídas por algunos vecinos.

La mujer había sido sindicada de puntera política y de gestionar ante CALF o el IPVU en nombre de los vecinos sin haber sido debidamente elegida. "No soy puntera, soy militante y afiliada desde hace años, pero no cobro por eso ni por los talleres que se dictaban en mi casa. En cuanto a que no soy representante, eso no es verdad, tengo un acta fechada el 19 de octubre de 2014 donde consta que fui elegida por voluntad de la mayoría de los vecinos", alegó. Correa indicó que cuando llegó hace unos años al asentamiento, eran pocos los que contaban con los servicios básicos y que a partir de su gestión se alcanzó a cubrir el 95% de los hogares.

La toma está asentada entre la Autovía Norte en Parque Industrial y la diagonal Trabajadores Industriales, calle que permaneció cortada gran parte del martes, cuando se manifestaron algunas de las 350 familias.

CIFRA
$2500 El dinero que niega haber pagado para colgarse de la luz. Verónica Correa negó haber cobrado arbitrariamente alrededor de 2500 pesos para colgarse de la electricidad y una cifra similar para engancharse a la conexión clandestina de agua: "Tengo boletas de los gastos por la compra de caños y de cables que se necesitaron".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído