Una rebelión de kiosqueros le trae problemas a la SUBE

Algunos se niegan a cargar saldo porque la comisión es baja. Estudian alternativas.

Ana Laura Calducci
calduccia@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
El accidentado desembarco de la tarjeta SUBE en la ciudad tiene desde ayer un nuevo obstáculo, quizás el más difícil de sortear: un grupo importante de kiosqueros se rebeló y le indicó al Municipio que no cargará saldo para el nuevo plástico. Cuestionan que les queden apenas unos centavos de comisión por cada venta y, como el porcentaje se define en Buenos Aires, los funcionarios locales no tienen posibilidad de darles un monto mayor.

Como solución provisoria, el gobierno local resolvería abrir sus propios puntos de carga, pero difícilmente éstas puedan cubrir los 49 barrios de la ciudad. El próximo martes es el último día en que se podrá usar la Monedero, ya que desde el miércoles sólo servirá la SUBE.

El subsecretario de Transporte y Tránsito, Fernando Palladino, informó ayer que lograron cerrar un acuerdo para la recarga de la SUBE con cerca de 60 kiosqueros, menos de la mitad que la Monedero. El resto no quiere saber nada. Para colmo, agregó: "Ahora tenemos muchos de esos que se han unido para no vender porque dicen que es muy poca la comisión".

A pesar de que varios comerciantes le informaron que se unieron para no vender carga, el Municipio no dará marcha atrás ni estirará nuevamente los plazos. "El martes se corta la Monedero, está decidido", afirmó Palladino, quien añadió que, aunque les preocupa la resistencia de los kiosqueros a la SUBE, no hay forma de negociar porque ellos no ponemos las condiciones, sino el gobierno nacional.

Señaló que, para contrarrestar el boicot de los kiosqueros, analizan otras alternativas, como abrir puntos de carga en las oficinas donde hay cajas municipales y también poner bocas especiales en el Parque Central.

El rechazo de los comerciantes a la SUBE es por el bajo porcentaje de ganancias que les deja. El sistema, que depende de la Secretaría de Transporte nacional, prevé una comisión del 2% para la empresa que distribuye el saldo, que en este caso es Electropago, y el 1% para el kiosquero. Esto implica que, si un cliente pide 30 pesos de carga, el dueño del local gana 30 centavos.

Hace dos semanas, el Municipio había resuelto una prórroga para la salida de circulación de la Monedero porque pocos usuarios habían cambiado de tarjeta. Ayer, Palladino indicó que esto ya no es problema y que no habrá nuevas postergaciones. También dijo que la mitad de los pasajeros frecuentes ya tiene su nuevo plástico.

"En el Municipio canjeamos 25 mil tarjetas y, con las del boleto escolar, llegamos a 30 mil, pero deben ser más de 40 mil los que tienen la SUBE, porque hay mucha gente que la había comprado antes", detalló.

Ratificó que el miércoles será el estreno de la SUBE como única tarjeta para viajar. Más allá de las idas y vueltas, quedan tres días para que el Municipio consiga la mayor cantidad de puntos de carga posible para aliviar a los pasajeros.

EN TRES PASOS
Un estreno complicado

1- En octubre del año pasado, el subsecretario Fernando Palladino informó que habían firmado el contrato para instalar 135 máquinas en los colectivos para usar la SUBE y que el nuevo sistema arrancaría en noviembre. Después aclaró que sería el 15 de enero.

2- El 13 de febrero, el intendente Horacio Quiroga anunció con un acto la llegada de la SUBE a partir del lunes 15. Después se indicó que por demoras con los equipos tardaría unos días más. La Monedero se mantenía hasta el 29 de ese mes.

3- El 1º de marzo, Palladino explicó que sólo 11 mil usuarios habían canjeado la Monedero por la SUBE, y por eso prorrogaban la convivencia de las dos tarjetas hasta el martes 15.

Testimonios

"No puse ni la SUBE ni la Monedero, porque no te dejan nada de ganancia y no tiene sentido. Antes que cobrar un recargo prefiero no vender. No puede ser que esté todo subvencionado, excepto a los comerciantes que cargan saldo".
Fernando
Kiosco de calle Elordi

"Hice las gestiones en diciembre y no me llegó la máquina todavía. Los que la entregan dicen que no tienen novedades y no tengo a dónde reclamar. Recibo muchas consultas de la gente y quejas porque en otros lados les cobran recargo".
Martín
Kiosco de calle Fotheringham

"Vamos a probar con la máquina dos meses y si no da muchas ganancias, la vamos a sacar. Es un peligro porque tenés que manejar mucha plata y tentás a los ladrones que te controlan".
Nancy
Kiosco de Elordi y Salta

"Tuve que esperar bastante por la máquina pero desde hace dos semanas que la tengo y viene mucha gente a cargar. Por respeto al cliente no pongo recargas ni a eso ni a los cigarrillos".
Walter
Kiosko de Salta y Belgrano

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído