Una señal para Vaca Muerta

La primera acción fuerte del gobierno en materia energética recortó la renta de las generadoras eléctricas.

El gobierno de Alberto Fernández tomó la primera medida fuerte en el campo de la política energética: pesificó el costo de la generación eléctrica. La medida, que permitirá ahorrar más de 300 millones de dólares a las arcas del Estado, tendrá un fuerte impacto en la renta de los empresarios del sector, quienes fueron de los más favorecidos por la política macrista que dolarizó los precios de la energía e indexó las tarifas y los subsidios según el tipo de cambio. Esa política redundó en un tarifazo interminable, a la vez que engordó la renta de los gigantes energéticos.

En Neuquén, el Gobierno y los empresarios miran con ansiedad los movimientos del área energética. Fernández no cumplirá con el envío del proyecto de ley de Incentivo a la Producción Hidrocarburífera al Congreso en el periodo de sesiones extraordinarias. El domingo inaugurará el periodo de ordinarias con su primer discurso ante la Asamblea Legislativa. Algo dirá sobre la industria petrolera. “Es clave lo que suceda con la renegociación de la deuda para la letra final de la Ley de Hidrocarburos”, advirtió a este cronista el peronista Darío Martínez, presidente de la comisión de Energía de Diputados de la Nación.

Te puede interesar...

El antecedente en la arena energética es el hachazo al precio de la generación eléctrica. Una estimación difundida por El Cronista cifra en el orden del 30% el impacto de la medida para los empresarios. El recorte golpeará, entre otras compañías, a la italiana Enel (controlante de Edesur), la estadounidense AES y las nacionales Pampa Energía (de Marcelo Mindlin) y Central Puerto (que tienen entre sus accionistas a Carlos Miguens, Eduardo Escasany y Nicolás Caputo, íntimo de Mauricio Macri).

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario