Velocidad máxima: cuatro áreas que cambian el mapa

Neuquén podría duplicar su producción de crudo. Con el shale oil a la cabeza, la aceleración en un puñado de proyectos se hará sentir sobre todo en el shale oil.

POR FERNANDO CASTRO / fcastro@lmneuquen.com.ar

Todavía no es tan claro, porque es un proceso en marcha. Pero en el corto plazo, Neuquén comenzará a transitar un camino que la puede llevar a dar un salto de calidad en la producción de petróleo. Llegará desde una porción minúscula de las 34 concesiones no convencionales otorgadas, que son por sí solas un motor productivo: esta semana, Vaca Muerta sumó su cuarto desarrollo masivo. Se trata del área La Amarga Chica, donde YPF y Petronas se asociaron para invertir 2300 millones de dólares. Es el anuncio petrolero más importante del último año para la formación no convencional. La producción que se obtenga de allí alcanzará para modificar el mapa de la producción provincial: son unos 60 mil barriles de crudo adicionales hacia el 2022.

Hoy, el área produce unos 9200 barriles equivalentes de petróleo (boe/día). Es decir, el pasaje a desarrollo masivo implicará multiplicar casi siete veces su producción actual, en un área que tiene unos 43 mil acres.

De acuerdo con lo que informó YPF, el plan de desarrollo incluye la perforación de 280 pozos hasta el 2023. En buena medida, allí buscará hacer la diferencia con el bagaje de conocimiento acumulado en Loma Campana, el área donde es socia de Chevron, punta de lanza de los desarrollos shale neuquinos, donde viene dando saltos en la producción, en la mejora de costos y en la longitud de las ramas laterales de sus pozos. Es el segundo yacimiento del pais con sus 45 mil boe/día.

MAS-E-p02-pieza.jpg

También en petróleo, Vista Oil acaba de anunciar que en el primer cuatrimestre de 2018 comenzará con su operación en Bajada del Palo, donde espera producir en un lapso de cinco años unos 65 mil barriles diarios de shale oil, al sumar unos 40 mil a los cerca de 25 mil que hoy produce en su segmento convencional.

Solo tomando estos dos anuncios, se puede observar que se sumará entre el corto y mediano plazo el equivalente a los 125 mil barriles diarios que se producen en Neuquén. Con todo, es una cifra conservadora, si se contempla la posibilidad de que otros proyectos petroleros puedan pasar a desarrollo masivo.

A diferencia del gas, el crudo no tiene el problema del transporte. De hecho, todavía hay una capacidad ociosa por encima de los 100.000 barriles diarios en los oleoductos que salen desde la cuenca neuquina, en un contexto en el que además hay en carpeta nueva infraestructura.

MAS-E-p02-piezaA.jpg

También en petróleo, YPF prevé sumar en el corto plazo otro desarrollo masivo. Se trata de Bandurria, tal como se lo confirmó a potenciales inversores hace dos meses en Nueva York. Por si hiciera falta aclarar el rumbo elegido por la empresa, esta semana su presidente, Miguel Gutiérrez, sostuvo: “Este nuevo desarrollo masivo (Amarga Chica) es parte de la estrategia trazada de llegar a más del 70 por ciento de nuestros recursos de hidrocarburos producidos en el segmento de no convencionales”.

El que hasta ahora era el último desarrollo masivo en entrar en vigor, dio muestras del enorme potencial, y el impacto en la economía, que implica la etapa de plena producción. Fortín de Piedra, el área en manos de Tecpetrol, se las ingenió para en menos de un año poner en problemas el transporte, con una producción actual que hoy está en los 15 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/día) y con la posibilidad de agregar unos 8 MMm3/día.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario