Vigilan de noche sus casas para evitar que las usurpen

En el Z1, hacen guardia frente a viviendas a punto de adjudicar.

NEUQUÉN
Con el primer llamado de advertencia, las mil familias que viven en Z1 se pusieron en alerta. Unos conocidos les avisaron que querían usurpar 74 viviendas próximas a entregarse y rápidamente todo el barrio se organizó para cuidarlas. En las últimas dos noches, los vecinos se turnaron para hacer guardia. Seguirán así un mes más, hasta que las casas lleguen por fin a manos de sus adjudicatarios, que llevan años esperándolas.

Habitual Los rumores de usurpaciones son frecuentes en el oeste de Neuquén.

Los vecinos de Z1 están acostumbrados a los intentos de ocupación. Cada vez que está por finalizar una ampliación del barrio, florecen los rumores de posibles tomas. Por eso, en esta ocasión la respuesta fue inmediata.

El jueves por la noche, Ana Queupán, presidenta del barrio, recibió varios llamados de advertencia y puso en marcha el operativo de custodia. “Nos llegaron mensajes de que supuestamente estaban armando grupos de Whatsapp para convocarse y venir a usurpar”, relató.

Las casas en juego pertenecen a dos obras. Una es un plan de 60 viviendas que están prácticamente terminadas; sólo faltan las conexiones de luz y gas. La otra, de 14 inmuebles, la construye la cooperativa MTD frente a la Escuela 362.

Queupán contó que la entrega está prevista para mediados de septiembre, de modo que les queda por delante un mes largo. La primera noche, comentó que estuvieron de las 22 a las 3 de la mañana todo el grupo grande y “después quedaron un par de compañeros”.

Indicó que, por suerte, sobran voluntarios para las guardias. Los 1200 jefes de familia de Z1 son socios de la cooperativa MTD “y salen a ayudar porque en su momento a ellos también les cuidaron sus casas”, precisó.

Además, la cooperativa tiene otras mil familias en lista de espera, dispuestas a sumarse a la vigilia. La presidenta del barrio explicó que, “como saben que algunos de ellos pueden ser los próximos vecinos, entonces cuidan”.

“Vamos a estar organizados día y noche, sobre todo en el fin de semana largo, porque necesitamos seguridad”, recalcó. Dijo que la policía colabora y hasta el subsecretario provincial de Seguridad, Gustavo Pereyra, se puso a disposición del barrio, pero igual harán las guardias “porque los mejores cuidadores somos nosotros, que vivimos acá”.

La dirigente barrial remarcó que entienden la necesidad de los que buscan ocupar, pero están dispuestos a defenderse con uñas y dientes “porque no es justo para el vecino que la luchó, que es gente común y trabajadora”. Además, recordó que “los socios esperan entre 4 y 5 años su vivienda”.

Añadió que ellos sufren el déficit habitacional al igual que los potenciales usurpadores. Razonó que “tenemos unos mil socios anotados; así que imaginen, porque son 70 casas para entregar para todos y es fácil sacar la cuenta de que lo que más se necesita en Neuquén son viviendas”.

CIFRA
70.000 viviendas hacen falta para cubrir la demanda habitacional de la provincia.
El número es una estimación del propio MTD, basado en los registros de las localidades de toda la provincia donde están presentes.

Antecedentes
Las tomas son moneda corriente

Los intentos de ocupación son moneda corriente en Z1, y aunque los vecinos cuidan celosamente las casas, a veces no es suficiente. Hace casi un año, un grupo de mujeres se metió en cinco viviendas del mismo plan donde hoy tienen amenazas de usurpación. Se fueron tras un cruce tenso con la policía.

La toma se produjo el 25 de octubre de 2015, cerca de las 22. Según testigos, las ocupantes llegaron en varias camionetas y un taxi hasta el predio donde se construían las 60 casas que hoy están próximas a entregarse.

De los vehículos bajaron siete mujeres con niños, que ingresaron por la fuerza a las casas. “No era espontáneo, fueron plantadas”, denunciaron desde el MTD.

Enseguida la policía rodeó el lugar y les ordenó retirarse. Tras varias horas de incertidumbre, ellas desistieron y se fueron por sus propios medios.

Los repelen, pero los invitan a que se hagan socios

NEUQUÉN
Los dirigentes de la cooperativa MTD, que maneja la adjudicación de casas en Z1, remarcan cada vez que pueden que no están en contra de las tomas ni quieren confrontar con los que buscan esa salida para tener una vivienda. Al contrario, ayer, la presidenta del barrio, Ana Queupán, salió públicamente a invitar a los potenciales usurpadores a que se hagan socios de la organización.

Queupán subrayó que, aunque defenderán sus casas de cualquier intento de toma, no están en contra de nadie que lo haga por necesidad. “Esto termina siendo una lucha entre nosotros”, manifestó.

Lejos de verlos como rivales, agregó: “Nosotros los invitamos a esos vecinos que por ahí piensan que así es fácil tener su casa a que se acerquen a la cooperativa MTD, porque se pueden asociar”.

“Hicimos el barrio en muchas etapas de 80 o 70 viviendas y, a un mes de entregar las casas, siempre nos pasa esto de las tomas”, recordó.

Añadió que las últimas semanas en obra son las más difíciles “porque tenés la pared, aberturas y techo y para ellos la casa está lista, pero no es así, faltan los servicios, y el MTD no entrega viviendas si no están en condiciones”.

Planteó que el objetivo es ayudar a todo el que necesite, pero que están en contra de que usurpen, porque son casas que les costaron muchos años.

“Esta no es una cooperativa en la que vendemos carpetas o vendemos casas, hay una plata mínima con la que pagás una cuota por mes y en unos años recibís tu vivienda; tampoco va a sorteo, ni le damos al que tiene el sueldo más alto, nosotros nos basamos en la lucha de la gente”, destacó la dirigente barrial.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído