A cuidar la columna de las mascotas

Hay que mantener saludables las articulaciones de perros y gatos. Cómo detectar problemas

La columna vertebral de nuestras mascotas es un punto de cuidado al que se debe prestar especial atención. Cómo tratarlos habitualmente, cómo detectar una molestia, cómo aliviarlos y qué costumbres se pueden adoptar para ofrecerles una mejor calidad de vida a nuestros perros y gatos. Algunas razas sufren particularmente problemas articulares, ya sea por la forma de sus huesos, la distribución del peso y otras características; estas se denominan razas condrodistróficas, algunos ejemplos de ellas son dachshunds, dulldog francés, inglés y americano, gugs y los basset hounds. También están predispuestas las mascotas de alta exigencia física y aquellas razas de rápido crecimiento como el pastor alemán, labrador, mastín napolitano y boyero de Berna. Además de la columna, otras articulaciones que se ven afectadas con mayor frecuencia son los codos, la cadera y las rodillas.

Ejercicios ulites: Juegos y caminatas mejoran la tonificación de la musculatura y protegen la columna.

Te puede interesar...

La médica veterinaria del Laboratorio Labyes, Belén Villar, explica: “Lo más habitual es que el animal ‘acuse’ dolor y evite ciertos movimientos, renguee al caminar, pase más tiempo echado o le cueste incorporarse. En los gatos, si bien no tienen mayor predilección por razas, sí hay factores como el sobrepeso y el vagabundeo que favorecen la ocurrencia de lesiones en diversas partes del aparato locomotor”. Y agrega: “Es importante tener en cuenta que los gatos ‘disimulan’ muy bien el dolor. Una forma de darnos cuenta es si se limpian menos las partes traseras del cuerpo (los pelos se ven apelmazados), evitan saltar desde superficies donde habitualmente lo hacían o se muestran más agresivos”. En definitiva, más allá de la especie o raza que consideremos, la salud de la columna vertebral y demás articulaciones es materia para extremar cuidados en perros y gatos.

La dieta es clave. Por Sergio Gómez (veterinario)

La salud de los huesos y articulaciones de tu mascota depende de su dieta, del estado de gordura, del nivel de actividad y de su genética. Es importante una buena alimentación durante toda la vida: de cachorros porque es la etapa en la cual desarrollan sus huesos y músculos, y de adultos para mantener ese estado. El ejercicio es fundamental para mantener el tono muscular, que le brinda fuerza para movilizarse y es el sostén del aparato locomotor. Si tu perro renguea, se niega a realizar actividad física o lo notás menos activo, puede ser que esté sufriendo de alguna enfermedad de sus articulaciones o huesos. En ese caso, llevalo al veterinario para que lo medique. Suelen darse analgésicos y antiinflamatorios y, como terapia de sostén, se utilizan comprimidos diarios con glucosamina. Bajo ningún punto de vista suplementes con calcio, salvo indicación veterinaria, porque es contraproducente. Y controlá periódicamente su peso.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído