A las trompadas, les robó la jubilación a dos abuelos

Fue en una entradera en el barrio Villa Florencia. El ladrón actuó solo.

Un delincuente a cara descubierta y desarmado golpeó la puerta de la casa de una pareja de abuelos en el barrio Villa Florencia y, al salir la mujer, la amenazó y la obligó a entrar. Luego redujo a la pareja a golpes de puño, los ató con cinta de embalar y se llevó los 10 mil pesos de su jubilación. Hasta ahora no se ha logrado detener al delincuente, pero sospechan que conocía el movimiento de la vivienda con detalle.

El robo ocurrió el jueves alrededor de las 20, en calle Nordenstrom al 900. La víctimas son una mujer de 64 años y un hombre de 83.

La primera versión que surgió fue que la mujer había salido a sacar la basura y en ese momento el delincuente aprovechó para reducirla e ingresar a la casa. Horas más tarde se confirmó que el ladrón golpeó la puerta y fue ahí que metió a la mujer de un empujón dentro de la vivienda.

En el interior descansaba su marido, quien se desesperó al ver al delincuente. La pareja intentó gritar para resistir el robo y solicitar ayuda, pero el delincuente comenzó a darles golpes de puño y así los llevó hasta el dormitorio principal, donde los ató con cinta de embalar que todavía no descifran si la traía él o la tomó en algún momento de la casa.

Para los investigadores, el ladrón tenía todo estudiado y actuó con total impunidad y a cara descubierta

Con la pareja reducida e inmóvil, el asaltante comenzó a darle trompadas al hombre mientras les exigía el dinero. Asustado y adolorido, el abuelo le dijo dónde estaba el dinero: 10 mil pesos de la jubilación que guardaba en el placard.

Con el dinero en las manos, el ladrón se dio a la fuga y el matrimonio tardó en desatarse, pero una vez que lo lograron dieron aviso a la Policía.

Un móvil de la Comisaría 41 llegó a los pocos minutos y luego una ambulancia, que asistió a la pareja de abuelos, aunque no fue necesario trasladarlos al hospital.

Las víctimas pudieron aportar algunos datos del ladrón y sería un hombre de unos 30 años.

Personal de Criminalística realizó los peritajes en busca de huellas y efectivos de Investigaciones recorrieron la zona en busca de cámaras de seguridad.

--> Mucha gente va a esa vivienda

Los investigadores avanzan en el caso con una certerza clara: el ladrón conocía con detalle el movimiento de los abuelos a los que asaltó y muy probablemente esperaba encontrar un botín mucho más abultado.

La sospecha de los pesquisas se desprende de las primeras averiguaciones en las que pudieron establecer que la casa tiene mucho movimiento diario de gente. La actividad podría estar relacionada con el juego de cartas, aunque por ahora no está claro si se trata de otros abuelos que van a distenderse o si es juego clandestino.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído