A los 64 años murió el humorista Tuqui

La noticia fue confirmada por conocidos y amigos. Gabriel Pinto fue reconocido por sus éxitos en Rock and Pop.

A los 64 años murió el humorista Gabriel Gustavo Pinto, más conocido como Tuqui, tras algunos problemas de salud derivados de un accidente que lo dejó con una discapacidad en 2012.

Juan Di Natale y Mario Pergonili fueron algunos de los ex compañeros que confirmaron la noticia a través de las redes sociales, y coincidieron en su talentos humorístico y sus enseñanzas indebidas.

Te puede interesar...

A lo largo de su carrera artística, Tuqui se desempeñó como humorista, actor, conductor, columnista y músico. Nació el 22 de marzo de 1955, cuando terminó el secundario comenzó a estudiar la carrera de abogacía y trabajaba en un banco, pero movilizado por la música de Luca Prodan, decidió dar un radical giro en su vida y aprendió a tocar la guitarra.

Años más tarde, lideró la banda musical Tuqui y los Pastafaris y su humor ácido lo llevaron a Rock & Pop, donde participó de diversos ciclos durante casi dos décadas, entre los que se destacan Subí que te llevo, junto a Bobby Flores, Se nos viene la noche, acompañando a Juan Di Natale y Tarde negra, con la Negra Vernaci.

En televisión, actuó en la ficción Luna Salvaje y como humorista estuvo en Café fashion, Justo a tiempo y Peligro sin codificar. También realizó algunas participaciones en el ciclo de Susana Giménez.

En marzo de 2012, sufrió un accidente manejando una moto, que dejó una pierna más corta que la otra, lo que perjudicó su movilidad.

Embed

"Tuve un accidente, iba en moto y un taxista desafortunadamente no me vio. Él quería doblar y yo no. Me convenció con el paragolpes. Salí volando y me fracturé la cadera, que quebré la cabeza del fémur. Me operé y no soldó. Me quedó una pierna más corta. No me puedo apoyar en esa pierna. Por lo tanto estoy perdiendo masa muscular", aseguró el humorista en una entrevista con TN.

"Mi problema es que no puedo caminar sin muletas. Conseguí el 'carnet de tullido', como le digo yo, que es el certificado de discapacidad. Me sirve para tomar colectivos hasta el número 199. Esto me sirve para viajar a colectivos en los que no puedo subir y en trenes", agregó.

"Siempre sostuve que el que se puede reír de sí mismo nunca le falta la diversión. Cuanto peor me va, con los dolores se me ocurren chistes. A la noche, por ahí mi mujer dormida me pega un rodillazo y se me ocurren chistes que se los cuento a mis amigos…", contó sobre su sentido del humor.

Como escritor, publicó la novela Parapoliciales y un libro de cuentos cómicos Chistes machistas. Su último trabajo fue como columnista de humor para Border Periodismo, el portal de actualidad, política y tendencias dirigido por la periodista María Julia Oliván.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído