Accedió a la Casa Rosada como presidente de facto el 1° de julio de 1982, tras el relevo del entonces teniente general Leopoldo Fortunato Galtieri, que había llevado al país a la traumática Guerra de Malvinas, en los tramos finales del Proceso militar, y dejaba una pesada herencia en el plano institucional, político, económico y social. Por su actuación previa en distintos destinos militares, Bignone recibió varias condenas por delitos de lesa humanidad, a raíz de la desaparición de personas y la apropiación ilegal de menores. En 2016, en una de las causas más resonantes, fue condenado a 20 años de prisión como uno de los responsables del Plan Cóndor, que escondía una coordinación represiva entre las dictaduras militares de la región. Tuvo responsabilidad en casos de desaparecidos durante la ocupación del Hospital Posadas, donde funcionó un centro clandestino de detención. En marzo del año pasado sumó otra condena perpetua por crímenes cometidos entre 1976 y 1977 en el Colegio Militar, institución que dirigió a partir de diciembre de 1975, tres meses antes del golpe militar.

Te puede interesar...

Estaba vigilado electrónicamente

Pese a que fue presidente de facto, al no haber integrado las Juntas Militares no fue incluido en el Juicio a las Juntas realizado durante el gobierno de Alfonsín. Pero la posterior derogación y nulidad de las leyes de obediencia debida y punto final, a partir de 2003, habilitó numerosos juicios en su contra. Se encontraba últimamente bajo el sistema de vigilancia electrónica, indicaron fuentes penitenciarias.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído