El clima en Neuquén

icon
10° Temp
78% Hum
La Mañana Arma

A Luciano lo mataron con una calibre 38, pero no se sabe si es el arma secuestrada

Así lo indicó un perito criminalístico del Poder Judicial que realizó un informe sobre las pericias realizadas a los fragmentos de bala secuestrados, y al arma encontrada en la casa de Espinoza.

El informe balístico sobre proyectiles encontrados en la calle tras el crimen, el fragmento que le ocasionó la muerte a Luciano Fuentes, y al arma secuestrada a quien la defensa señala como autor, fue presentado en la cuarta jornada de juicio contra "Neneo" San Martín. Aunque se determinó que el niño fue asesinado con un arma calibre 38, igual que la secuestrada, los fragmentos no permitieron ser cotejados para determinar si se trata del arma homicida.

Este jueves, el segundo testigo experto que tuvo la palabra para exponer el informe balístico ante el jurado popular, fue el perito Lucas Bravo Berruezo, quien confeccionó el mismo en base a las pericias realizadas por el perito Cristian Lepen, ambos del Poder Judicial. Los objetos analizados fueron un fragmento de proyectil calibre 38 encontrado en la cabeza del niño y otro en la escena del crimen, así como proyectiles sanos y deformados, y el arma de fuego secuestrada en la casa de José Luis Espinoza.

Te puede interesar...

En este sentido, cabe recordar que la casa de los Espinoza, ubicada sobre calles Buta Ranquil y Zapala del barrio Peñi Trapún, fue una de las primeras allanadas en el marco de la causa. De hecho, el secuestro del arma y proyectiles a Espinoza, que coinciden en calibre con la que mató a Luciano, son uno de los indicios en los que los defensores se apoyan para negar que Diego "Neneo" San Martín sea el autor del crimen. Al acusado nunca se le encontró un arma de las mismas características.

image.png

Los estudios ordenados por fiscalía tenían como objetivo determinar el calibre de los fragmentos recogidos, si estos formaban un mismo proyectil y si podrían haber sido disparados por el arma secuestrada calibre 38.

Bravo Berruezo indicó que el proyectil que produjo la muerte del niño era un calibre 38, y que seguramente formaba un solo proyectil con otro fragmento hallado sobre la cinta asfáltica. Respecto del arma, la cual fue encontrada enterrada en el patio de los Espinoza, informó que era apta para disparo.

Sin embargo, la deformación de los fragmentos de bala era tal, que no se pudo cotejar si efectivamente salieron del arma hallada o no. En este sentido, el perito indicó que era "posible" que salieran de esa arma como de cualquier otra del mismo calibre, pero la imposibilidad para cotejar no deja determinar si se trata del arma homicida.

image.png

Finalmente, la defensa insistió en desacreditar lo manifestado por el perito que declaró previamente, el licenciado Enrique Prueger, respecto de la trayectoria realizada por el proyectil, hasta impactar con la cabeza del niño. Por este motivo, le consultaron a Bravo Berruezo si era posible determinar la trayectoria exacta, desconociendo los puntos de impacto previos; es decir, dónde rebotó la bala, antes de que uno de sus fragmentos impactara a Luciano.

Sobre esto, el perito dijo que "sería complicado".

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

20% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
80% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario