A no vender los clubes al diablo

La AFA, con la bajada de línea del Gobierno, vuelve a la carga para privatizar los clubes. Un disparate.

La pelota se mancha una vez más con esta intención de instalar las sociedades anónimas en el fútbol nacional. Otra iniciativa antipopular que sacude y pone en jaque a la gran pasión de los argentinos, teniendo en cuenta lo dañina que puede resultar, a futuro, para los clubes.

El gobierno nacional ya barrió con el Fútbol para Todos y ahora trata de promover una idea que también genera un fuerte y masivo rechazo: el desembarco de los capitales privados a las entidades deportivas, que dejarían de funcionar como asociaciones civiles sin fines de lucro y perderían su esencia.

Te puede interesar...

Anteayer, fue el propio presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, hombre que responde a Macri, quien admitió: “Al debate hay que darlo sí o sí”. Y se dará nomás el 22 de noviembre, aunque antes desde el oficialismo tratarán de preparar y allanar el terreno lo que más se pueda con sus métodos perversos y obscenos.

Las experiencias de privatizaciones en el “fóbal”, salvo alguna rara excepción, siempre fueron nefastas. No sólo porque lejos estuvieron de cambiar la historia de las instituciones sino por la fatídica suerte que corrieron luego esas empresas gerenciadoras.

Quebró ISL, la que hubiera gerenciado a San Lorenzo si su gente no lo impedía de manera estoica, poniendo el pecho a los palos y las balas de goma de la policía en la puerta de la AFA a principios del nuevo siglo.

Cayó en desgracia Blanquiceleste, la firma del polémico Fernando Marín, que hoy recuperó poder en el fútbol argentino de la mano de Macri y quiere salirse con la suya... Esos fueron los casos más emblemáticos pero no los únicos. Salvemos a los clubes. A no venderle el alma al diablo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído