A tres días de deslave minero en Brasil sigue búsqueda por desaparecidos

Tres días después de que cedieran los diques de dos embalses con desechos mineros en el sureste de Brasil continuaba este domingo la búsqueda por 28 personas desaparecidas entre el barro, en un desastre que ya dejó dos muertos.

Equipos de rescate reiniciaron la búsqueda por la mañana en los alrededores de la pequeña ciudad histórica de Mariana, en el estado de Minas Gerais, donde varios pueblos fueron afectados por la poderosa ola de agua, arena y desechos de la extracción de mineral de hierro que se rebalsaron el jueves por la tarde.

La búsqueda que se realiza en al menos ocho poblados había sido suspendida la noche del sábado "porque es un lugar de muy difícil acceso y de mucho riesgo", según explicó el alcalde de Mariana, Duarte Gonçalves Junior. Uno de esos pueblos, Bento Rodrigues, de 620 habitantes, quedó totalmente cubierto por esa especie de arena movediza.

Medio millar de personas de ese pueblo ya fue rescatada con vida. Tras lavarse con agua y jabón para librarse del fango y los residuos del mineral, fueron conducidos a albergues y hoteles en Mariana, a unos 75 kms en línea recta desde la capital del estado, Belo Horizonte.

Además de arrasar con todo a su paso, la ola de barro causó un "enorme daño ambiental", según uno de los investigadores de la fiscalía del estado.

De acuerdo al más reciente balance oficial hay dos muertos y 28 personas desaparecidas, que corresponden a 15 habitantes de esta zona y 13 funcionarios de la minera Samarco, propietaria de los embalses.

La gigante minera brasileña Vale y la australiana BHP Billiton son dueñas a partes iguales de Samarco.
En una nota, BHP dijo que está apoyando a Samarco y que su director ejecutivo, Andrew Mackenzie, visitará el lugar del incidente esta semana para reunirse con representantes de Samarco, autoridades y miembros de la comunidad.

"Nuestra prioridad es ayudar a Samarco a responder de manera segura y eficiente a esta terrible tragedia", declaró Mackenzie citado en una nota este domingo.

No hay certezas sobre las causas del deslave. Samarco asegura que los embalses habían sido sometidos a fiscalización en julio de 2015 y que "se encontraban en total condición de seguridad".
Sin embargo, la fiscalía de Minas Gerais investigará si los controles técnicos de las estructuras y las medidas de seguridad estaban en regla.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído